La Rioja

La N-232 registra cinco de las seis muertes anotadas desde enero

  • En los dos años precedentes, la mitad de las 36 víctimas mortales de las carreteras riojanas tuvieron como escenario la misma vía de comunicación

En menos de dos meses y medio las carreteras riojanas suman seis muertes y cinco de ellas engrosan la luctuosa estadística de la N-232. Una vía principal de comunicación que estadísticamente registra cada año el mayor índice de mortalidad: en el 2016 un total de ocho personas perdieron la vida en siete accidentes y un año antes, en el 2015, hubo diez muertos en seis siniestros diferentes. Puede decirse que en los dos años precedentes, la mitad de las muertes registradas en la totalidad de las carreteras de La Rioja (18 en el 2016 y otras 18 en el 2015) tuvieron la N-232 como escenario.

El de ayer fue el cuarto accidente de tráfico con víctimas en lo que va de año. Tres de ellos han tenido la N-232 como trágico escenario. El resultado de las muertes, sin embargo, agranda la 'leyenda negra' de esta carretera nacional: cinco de los seis fallecidos entre el 1 de enero y el día de ayer perdieron la vida en esta concurrida vía de comunicación

El primero de los accidentes del 2017 y el más grave de todos sucedió el 10 de enero en el término de Arrúbal con un resultado de tres muertes por un choque frontal entre dos vehículos. Perdieron la vida un hombre de 68 años, vecino de Arnedo; y un matrimonio de Zumárraga, de 69 y 64 años, aunque la mujer falleció al día siguiente del siniestro.

Nueve días después, en la N-232 a su paso por el término municipal de Casalarreina, tuvo lugar otro accidente de tráfico por colisión frontal de dos turismos con el balance de un muerto. Un varón de 77 años, vecino de Cuzcurrita de Río Tirón, fallecería en el hospital horas después del accidente.

Tras un mes de febrero ausente de accidentes mortales, las carreteras riojanas incrementaron su luctuosa estadística el 3 de marzo, aunque en este caso fue la N-111, popularmente conocida como 'carretera de Soria', el lugar del suceso. Murió un hombre de 91 años, vecino de Torrecilla en Cameros, víctima de un choque frontal entre dos turismos y lateral con un tráiler.

Y el cuaderno de la siniestralidad en las carreteras riojanas tuvo ayer sábado otro trágico apunte en la N-232 a su paso por Calahorra con el fallecimiento de un joven vecino de Tarrasa de 22 años y el resultado de heridas graves a una acompañante, de 17 años, vecina de Orense.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate