La Rioja

La N-232 se cobra otra víctima mortal

  • Un joven de Tarrasa muerto, una menor grave y un herido leve, en un accidente en Calahorra

Calahorra. La Nacional 232 se cobró ayer sábado otra víctima mortal en un accidente de tráfico ocurrido a primera hora de la mañana en el término de Calahorra. Se trata del quinto fallecido en lo que llevamos de año en el tramo riojano de esta 'negra' carretera. La víctima es un joven de Tarrasa (Barcelona), de 22 años de edad, que viajaba en el asiento del copiloto de un Seat Ibiza de color gris metalizado.

El conductor, también de 22 años y de Barcelona, resultó herido leve, mientras que la menor que viajaba con ellos sufrió heridas de gravedad. La chica, de 17 años, es natural de Colombia y tiene su domicilio en Orense.

El accidente en el que perdió la vida el joven de Tarrasa se produjo a las 8.05 horas por una salida de vía del vehículo. El coche, que circulaba en sentido hacia Alfaro, se salió de la carretera por el margen derecho, en el punto kilométrico 353 (tres kilómetros antes de llegar al cruce de Aldeanueva de Ebro). El turismo acabó chocando frontrolateralmente contra un árbol y la parte derecha del vehículo se llevó todo el impacto. La chica menor de edad viajaba, precisamente, en el asiento trasero derecho.

Según la información facilitada por el centro de coordinación SOS Rioja, el conductor pudo salir del coche, pero el fallecido y la joven quedaron atrapados.

Hasta el lugar del siniestro se desplazaron efectivos de la Guardia Civil de Tráfico, recursos de emergencia del Servicio Riojano de Salud y bomberos del CEIS-Rioja que tuvieron que realizar labores de desencarcelamiento para sacar al joven de Tarrasa y a la chica de Orense. Tanto el conductor herido leve como la joven en estado grave fueron trasladados a la Fundación Hospital de Calahorra.

Desde SOS Rioja se movilizó también al servicio de Carreteras Becsa. Cerca de las diez de la mañana llegaba una grúa remolque al lugar del accidente para retirar el vehículo siniestrado. Media hora después la grúa se llevaba el coche. Durante el tiempo que estuvo la Guardia Civil de Tráfico recabando información sobre lo ocurrido y hasta que fue retirado el turismo, los guardias civiles estuvieron controlando la circulación.

Junto al vehículo accidentado se encontraban varias mochilas y bolsas de equipaje con pertenencias de los tres ocupantes. Entre ellas, prendas de vestir, balones, diferente documentación y dispositivos informáticos.

Las causas por las que el vehículo se salió de la carretera nacional se desconocían ayer, aunque la Guardia Civil no descartaba la posibilidad de que el conductor se hubiese quedado dormido al volante tras un largo viaje.

Según esta hipótesis, el fallecido y su acompañante viajaban supuestamente con la joven de 17 años desde Orense, a donde habían ido a recogerla para ir a Tarrasa. La Guardia Civil sospechaba ayer que podría ser éste el motivo del viaje ya que la mayor parte de la ropa que portaban en las maletas pertenecía a la chica, aunque también había vestimenta de los dos jóvenes.

Destrozado

El Seat Ibiza en el que viajaban el fallecido y los dos heridos quedó completamente destrozado. Principalmente, por la intervención que tuvieron que realizar los bomberos del CEIS Rioja para desencarcelar a la víctima moral y a la menor de edad.

Los mayores daños se apreciaban en el lado derecho del vehículo, en el que se encontraban el joven que perdió la vida y la chica de 17 años. Fue esta zona del coche la que sufrió todo el impacto del golpe frontolateral contra el árbol al salirse de la carretera.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate