La Rioja

Ingenieros riojanos recrean el muro de Trump y elevan su coste a 4.500 millones euros

Vista de una pintada aparecida el 26 de enero en la cerca fronteriza que divide al estado de Mexicali ( México) y Calexico (EEUU).
Vista de una pintada aparecida el 26 de enero en la cerca fronteriza que divide al estado de Mexicali ( México) y Calexico (EEUU). / L.R.
  • Los especialistas calculan unos 44 millones de horas de trabajo para hacer frente al desafío técnico

Un grupo de ingenieros industriales del Colegio de Aragón y La Rioja ha recreado en un ejercicio la construcción del muro que Donald Trump pretende construir en la frontera entre México y Estados Unidos, cuyo coste estiman en unos 4.500 millones de euros.

El cálculo, que no tiene en cuenta ni dificultades orográficas, ni acondicionamiento del espacio entre ambos muros, ni ningún tipo de instalación (cabinas de control, etc.), eleva el coste a más de 4.500 millones, que se multiplicaría por tres en el caso de tomar las variables no incluidas.

Según informa en una nota de prensa el Colegio de Ingenieros Industriales de Aragón y La Rioja, solo las horas de trabajo directas -es decir, sin incorporar la actividad necesaria de plantas de hormigón, fabricantes de materiales... y la mano de obra indirecta-, sumarían un total de 44 millones de horas de trabajo.

Estas horas obligaría a contar con 26.000 personas trabajando un año entero, equiparable al trabajo de toda la plantilla de la planta del Opel en Figueruelas durante algo más de 5 años.

Los ingenieros resaltan que la frontera total entre Estados Unidos y México mide 3.180 kilómetros, de los que 1.046 kilómetros ya cuentan con un muro, por lo que faltan unos 2.150 kilómetros, que sería la distancia de ida y vuelta por carretera entre Riglos (Huesca) y Cádiz.

Para calcular el coste técnico de este proyecto se ha pensado en un muro de 6 metros de altura, de hormigón armado, y con su correspondiente cimentación.

Para que este tipo de muralla cumpla su función es necesario que exista delante una valla, para la que se ha elegido un modelo metálico sencillo, con postes de 3 metros de altura, colocados a 3 metros de distancia entre sí.

Las excavaciones exigirían mover casi 11 millones de metros cúbicos de tierra, que equivaldría a llenar con 10 metros de altura 150 estadios de fútbol.

Si el hormigón necesario (casi 20 millones de metros cúbicos) fuese agua circulando por el Ebro, haría falta que manase durante 10 horas seguidas en un día de caudal alto (600 m³/seg).