La Rioja

Un «primer paso» para llegar a meta

Mesa redonda en el Centro de Participación Activa de Lobete, ayer. :: juan marín
Mesa redonda en el Centro de Participación Activa de Lobete, ayer. :: juan marín
  • Profesionales y agentes económicos y sociales aplauden la puesta en marcha de la futura ley pero inciden en que hay que seguir avanzando

«Puede que no sea la mejor ley, pero es una buena ley; puede que no sea la ley de nadie, pero aspira a ser la ley de todos; puede que no sea la meta, pero sí un primer paso...». El consejero de Políticas Sociales, Familia, Igualdad y Justicia del Gobierno de La Rioja, Conrado Escobar, cerró la jornada 'Renta de Ciudadanía' tras moderar una mesa redonda en la que profesionales y agentes económicos y sociales aplaudieron la puesta en marcha de la Ley, aunque incidieron en la necesidad de avanzar en la línea que ahora se inicia.

La coordinación entre Servicios Sociales y Empleo, según todos, será fundamental de cara al futuro. Los itinerarios sociales y, sobre todo, laborales, preocupan y mucho. Y más y mejores recursos materiales y humanos también fueron puestos sobre la mesa y reivindicados.

Santiago Urizarna, vicepresidente del Colegio Oficial de Trabajo Social de La Rioja, dio la bienvenida a una norma «que mejora lo que hay en bastantes aspectos» y apuntó a otros que deben corregirse como el plazo para la resolución de solicitudes o la cuantía -que debería alcanzar al SMI-.

Jaime Caballero, coordinador autonómico de Cruz Roja, destacó que con los datos de pobreza en La Rioja «se veía claro que hacía falta una medida de este tipo desde la Administración regional» y, ya puestos, «hubiésemos pedido ir más allá aunque sabemos de la situación económica».

Desde CCOO, su secretario regional, Jorge Ruano, expresó sus temores a que la renta de ciudadanía se llegue a contemplar como un «complemento salarial» que asiente la precariedad laboral existente y que está detrás de una «creciente desigualdad» que debe abordarse. «La renta debe unirse a otras políticas económicas y sociales y ahí estaremos nosotros», adelantó.

Desde UGT, Alicia Romero, por su parte, recordó la «exigencia cívica y democrática» para una renta que se antoja un «dique importante contra la pobreza y la exclusión» sin olvidar el «resquebrajamiento del mercado laboral» que no deja de ser nuevo caldo de cultivo para la misma.

Maite Seoane, responsable de RSE de la FER, consideró que es «imprescindible cubrir unos mínimos» con una renta «que debe venir para quedarse» y abogó por las personas como «capital humano clave para las empresas».