La Rioja

La plantilla de Standard Profil teme que se deslocalice su producción en La Rioja

Representantes de la plantilla expusieron a los medios sus temores sobre el futuro de la empresa.
Representantes de la plantilla expusieron a los medios sus temores sobre el futuro de la empresa. / J. RODRÍGUEZ
  • Los trabajadores aseguran que un tren de extrusión de la planta del polígono Cantabria se trasladará a Tánger y la dirección niega cierres en la región

Trabajadores de Standard Profil (antigua Permolca) transmitieron ayer su «preocupación» por que la multinacional turca deslocalice parte de la producción que se lleva a cabo en las plantas de extrusión riojanas del polígono de Cantabria y Varea para dirigirla a la filial con que la compañía cuenta en Tánger (Marruecos), y que depende de Logroño.

El presidente del comité de empresa, Jaime Calvo (USO), señaló que el motivo de su «inquietud» radica en que el pasado día 3 la dirección comunicó a los empleados que uno de los 25 trenes de extrusión de la factoría del polígono Cantabria «se lo llevan a Tánger». Esto, según Calvo, podría suponer «el primer paso para que posteriormente salgan más líneas a la planta de Tánger», dado que en el país alauí la mano de obra resulta más barata.

Actualmente, Standard Profil, empresa especializada en sistemas de estanqueidad del automóvil, cuenta con dos factorías en la capital riojana que juntas suman 542 empleados (215 en la planta de Varea y 327 en el polígono de Cantabria). Se trata de unas de las empresas más importantes de La Rioja tanto por número de trabajadores (tras IAC) como por volumen de facturación (cerca de 126 millones de euros en el 2016).

Calvo justificó la preocupación entre la plantilla riojana de Standard Profil, dado que en 1996 «se empezó a subcontratar el manipulado que se hacía aquí y se ha externalizado todo». Remarcó que entonces dirección y comité de empresa suscribieron un acuerdo de garantía de empleo que aseguró la pervivencia de los puestos de trabajo que existían.

Esto mismo es lo que el comité (en el que además de USO se sientan UGT, CCOO y CSIF) solicita ahora. «Queremos que nos garanticen los puestos actuales y que se presente un plan de viabilidad que nos proporcione una tranquilidad», subrayó el representante sindical.

Calvo señaló, no obstante, que de momento se mantienen los compromisos de que en abril y agosto lleguen nuevos trenes de extrusión de última tecnología a las plantas de Logroño.

En relación a los «rumores de compra» de la compañía por parte de una empresa americana, Calvo aseguró que «la dirección en concreto no nos dice nada». En este sentido, denunció «el ocultismo y la poca transparencia» de los gestores en los últimos meses. A su vez, el portavoz del comité de empresa apuntó que el próximo martes el director ejecutivo de la compañía, Turhan Semizer, acudirá a Logroño y se reunirá con los representantes de los empleados.

La gerencia negó a través de un comunicado que exista un plan de cierre de las factorías ubicadas en la región y aseveró que «la dirección está dispuesta a negociar un plan de futuro a tres años con un nuevo pacto de estabilidad en el empleo y con un programa de inversiones vinculado a las plantas en La Rioja».