La Rioja
Viyuela, en una visita anterior a Logroño. :: F.D.
Viyuela, en una visita anterior a Logroño. :: F.D.

«Lo más perjudicial para un partido es el monolitismo y la sumisión a un líder»

  • El actor riojano cierra la lista 'errejonista' que este fin de semana concurre en el congreso de Podemos con el objetivo de «hacer un partido más unido»

  • Pepe Viyuela 'Recuperar la ilusión'

Después de cientos de actuaciones en películas, series y obras, Pepe Viyuela (Logroño, 1963) se enfrenta a uno de sus papeles más complicados: modular las diferencias que arrecian en Podemos a las puertas de Vista Alegre II desde la candidatura 'Recuperar la ilusión' que encabeza Íñigo Errejón.

¿Qué hace un actor como usted dando un paso al frente en un partido como Podemos?

Soy simpatizante de Podemos desde hace años, pero por mi agenda profesional no tengo tiempo para dedicarme a la política activa. En las actuales circunstancias y viendo que en Podemos se ha desatado un debate que puede hacer un flaco favor al proyecto, he tomado la decisión de formar parte de manera testimonial de una de las listas con la perspectiva de que tras Vista Alegre II surja un proyecto de unidad.

¿Y por qué concretar esa implicación en la lista de Errejón y no en las otras dos que concurren?

Porque entiendo que su postura es integradora y de mano tendida, sin plantear una disyuntiva entre él e Iglesias. Errejón ha dejado claro desde el principio que no compite por la secretaría general y busca abrir más el partido hacia la sociedad y democratizarlo internamente.

Las diferencias de criterio son evidentes y parecen acrecentarse.

No lo percibo así, aunque es lógico que a medida que se acerca un cónclave tan importante los ánimos se recrudezcan. Y no sólo desde dentro de Podemos, sino también por parte de algunos comentaristas que ven con verdadero placer que se enfrenten fuerzas internas. Al final, serán los simpatizantes los que tengan la palabra para fortalecer un partido como Podemos que ha llegado para recoger esperanza y las ilusiones de una buena parte de la sociedad descontenta con la situación vivida durante tantos años.

Muchos de esos análisis externos están fundados en las declaraciones de los dirigentes del partido que no ocultan sus diferencias. ¿Perjudicará ese enconamiento el objetivo político de Podemos?

Confío en que no sea así. Creo profundamente en los partidos donde se discute y veo hasta indispensable que haya corrientes, familias y pluralidad de opiniones. Lo más perjudicial para un proyecto es el monolitismo, el pensamiento único y la sumisión al líder. Es sano que se debata, aunque probablemente el tono de la discusión no ha sido en ocasiones el más adecuado. Para eso están los congresos: para ser un punto de encuentro y enriquecimiento de un proyecto común. Si por algo se ha caracterizado Podemos desde su creación, es por recoger todos los ríos de opinión y hacerlos confluir.

¿Qué ha ocurrido en la corta vida del partido para que el espíritu de Vista Alegre I haya tornado así? ¿Comparte la opinión que responsabiliza al nuevo entorno de Pablo Iglesias de alimentar la fractura?

Soy un simple observador al que se le escapan los detalles, el nudo de la cuestión. Desde mi posición, lo que veo es que en sólo tres años Podemos ha recorrido un camino que otros ni siquiera han intentado. Ha ido improvisando, creando una potente maquinaria electoral que ha dado resultados espectaculares. Con cinco millones de votos y ya dentro de las instituciones, ahora toca reflexionar, tomarse el tiempo que no ha tenido y replantear las bases. Ahí surgen los distintos puntos de vista y voces que estoy seguro de que en ningún momento sean cainitas porque creo en la inteligencia y la responsabilidad de sus dirigentes.

El intercambio de acusaciones entre facciones da la sensación de que la batalla tiene más que ver con personalismos que con ideas

En este impás de mirar hacia dentro y hacer autocrítica surgen nombres propios, pero no creo que todas esas personas no estén pendientes de lo que nos importa: las necesidades de la ciudadanía y la gobernanza de España. Aunque parezca que Podemos se está mirando al ombligo, lo que realmente está haciendo es prepararse mejor para el futuro.

¿Por qué no abundan las figuras públicas que, como usted, se significan políticamente?

Estoy recibiendo muchos comentarios de gente que me quiere y me pregunta que por qué me meto en estos líos. Me da pena porque es síntoma de una democracia floja, e igual que no considero a la gente del PP enemigos ni voy a ponerles una cruz, me gustaría que pase a la inversa conmigo. Al margen de tu profesión o la posición que ocupes en la sociedad, expresar una opinión sin temor a las consecuencias no debería ser noticia. Y por eso también he dado el paso: para normalizarlo.

¿Como actor, qué tipo de película podría reflejar la situación que está viviendo Podemos?

Una película de amor con un desencuentro en mitad del metraje y un final no almibarado, pero feliz. Al menos, eso me gustaría.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate