La Rioja
Rodríguez, ayer en Logroño. :: j.m.
Rodríguez, ayer en Logroño. :: j.m.

«El Podemos que se lanzó a una guerra relámpago ya no sirve»

  • El portavoz de la Comisión de Empleo en el Congreso e integrante de la lista de Iglesias aboga en Logroño por un partido «más firme y maduro» tras Vista Alegre

  • Alberto Rodríguez 'Podemos para todas'

La ronda de representantes de Podemos previa al cónclave que se celebra este fin de semana en Madrid trajo ayer a Logroño a Alberto Rodríguez (Santa Cruz de Tenerife, 1981). Además de reunirse con la plantilla de Unipapel y la asamblea regional de parados, el diputado nacional y portavoz de Empleo expuso las líneas maestras del programa de la lista de Pablo Iglesias en la que está integrado.

¿Puede el debate interno que vive Podemos llegar a solapar la labor institucional que desarrollan cargos públicos como usted?

Para nada. Mantenemos un trabajo institucional arduo, riguroso y muy en contacto con la sociedad civil. Y el encuentro en Logroño evidencia esa compatibilidad. Lo que hacemos quienes ocupamos cargos públicos es, con las horas que quitamos a nuestra vida personal, dedicarlas a un debate que pese a lo que se proyecta fuera, es colectivo de miles de personas en toda España diciendo qué proyecto de partido queremos para cambiar la sociedad.

Más que un proyecto, el foco parece estar en las figuras principalmente de Iglesias y Errejón.

Es una pena y todos estamos esperando que acabe este ruido de sables mediático. Pero tampoco tengo miedo a lo que pase este fin de semana. Estoy seguro de que de Vista Alegre II va a salir un Podemos unido dentro de la diversidad que sea la mejor herramienta posible para ganar al PP en el 2020. Y eso no es un deseo, sino una necesidad para las miles de personas que lo pasan mal.

Los portavoces de las diferentes corrientes afean la posición del otro pero a la vez invocan la unión. ¿Es posible ya una unidad real?

Por supuesto. No es una cuestión de dos personas o tres, sino de equipos y proyectos diferentes que son diferentes tanto en lo político como en lo organizativo. Por encima de frases más o menos afortunadas, la decisión final la tienen los inscritos en Podemos que este fin de semana determinarán qué tipo de partido quieren para el futuro.

¿Por qué ese tipo de organización debería ser la que propone Pablo Iglesias en 'Podemos para todas'?

En primer lugar, por el diagnóstico de la situación. El periodo que atravesamos no es de normalidad sino de excepcionalidad total. No es asumible que en la cuarta económica de la zona euro haya cinco millones de personas que tienen dificultades para pagar la luz, niños estudiando en barracones, camas desbordadas en los servicios de Urgencias... En el plano de las propuestas, creemos que para ganar al PP en el 2020 hay que hacer tres cosas. Por un lado, hacer un trabajo serio a la vez combativo en las instituciones como estamos demostrando siendo la única oposición a la triple alianza del PP y sus amiguitos del PSOE y C's. Por otro, gestionar mejor que los partidos clásicos invirtiendo como se ve más en políticas sociales al tiempo que pagamos la deuda que otros generaron. Y por último, trabajar codo a codo con la sociedad civil y llevar la política allí donde haya una privación de derechos.

¿Qué fue del ímpetu y la comunión que primó en Vista Alegre I?

Podemos era entonces una organización muy nueva con una meta clara: tomar las instituciones por asalto y encarar las múltiples elecciones. No se logró objetivo final, pero hicimos historia. Aquel Podemos preparado para lanzarse a una guerra relámpago ya no sirve. El nuevo ciclo electoral es mucho más largo y requiere un partido más maduro, con más implantación y firmeza. Para ello hay modelos diferentes que, como organización democrática, estamos debatiendo con una consigna: gane quien gane este fin de semana, todos nos vamos a dejar la piel para ganar en las urnas en el 2020 y mejorar la vida de la gente.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate