La Rioja

Casi 2.700 empleados sin convenio desde hace más de 8 años y con sueldos de 900 euros al mes

  • De media, sus jornadas laborales rondan oficialmente las 39 ó 39,5 horas a la semana, los sindicatos afirman que los excesos de jornada «son habituales» y no son reconocidos ni compensados

El sector del comercio, en cualquiera de sus variantes (metal, textil y general) lleva más de ocho años sin convenio. En total, 2.647 trabajadores siguen a la espera de que se actualicen sus condiciones laborales y sociales. De media, sus jornadas laborales rondan oficialmente las 39 ó 39,5 horas a la semana (los sindicatos afirman que los excesos de jornada «son habituales» y no son reconocidos ni compensados) y sus sueltos netos se encuentran en torno a los 900 euros mensuales.

Ana Cruz Llach (UGT-Rioja) recuerda que en el 2013 «la patronal estuvo a punto de firmar, pero se echó para atrás, y desde entonces no ha sido posible negociar ya que los empresarios siempre plantean condiciones que van a menos». Además, asegura que aunque desde UGT-Rioja se ha intentado extender los convenios de otras comunidades (como medida para desbloquear la situación), las condiciones son «incluso peores» por lo que esta vía tampoco ha prosperado. Llach asegura que «hace quince días» su sindicato conminó a la patronal riojana a descongelar la situación.

El comercio emplea en La Rioja a 950 trabajadores en la rama metal (con el convenio prorrogado desde el 2009) y a otros 1.114 y 583 empleados en los subsectores general y textil, respectivamente, ambos sin acuerdos desde el 2008.

Para Álvaro Fuertes (CCOO de La Rioja), las plantillas «han sido más responsables que las empresas y, a pesar de que sus condiciones económicas y laborales se han visto gravemente resentidas y precarizadas, han evitado un conflicto social». Según sus cálculos, la pérdida adquisitiva que llevarían acumulada «es del 10%», a lo que hay que sumar «que las jornadas no se han reducido como sí se ha conseguido en otros convenios y las horas extraordinarias no se pagan».

En su opinión, los trabajadores del sector «deben despertar para reclamar lo que es suyo» y desde CCOO «estamos trabajando para que tomen conciencia de ello».