La Rioja

Ecologistas denuncian una oleada de descatalogaciones forestales

Montones de árboles y arbustos arrancados en una finca roturada en Autol. :: EA
Montones de árboles y arbustos arrancados en una finca roturada en Autol. :: EA
  • La Seguridad Social y Hacienda se colapsan ante solicitudes de alta de actividad agraria y pago de tributos por arrendamiento de tierras

Mientras el colectivo Ecologistas en Acción denunciaba ayer una «oleada de descatalogaciones de terrenos forestales que está autorizando la Consejería de Agricultura y Medio Ambiente del Gobierno de La Rioja», las oficinas de la Seguridad Social se han visto estos días pasados desbordadas de solicitudes de información y de alta en el régimen agrario, de la misma forma que Tributos apenas si daba abasto para atender los registros por los contratos de alquileres de arrendamientos.

Ecologistas en Acción vincula las descatalogaciones forestales con el proceso de concesión de nuevos derechos de plantación y califica esta situación de peligrosa para el medio ambiente: «Los derechos de plantación que se concedan corresponderán únicamente a una ínfima parte de los terrenos desclasificados, lo que no deja de ser absurdo y muy perjudicial para el medio ambiente».

En este sentido, el colectivo reclama a la Consejería de Agricultura «la inmediata paralización de la orden de reparto de nuevos viñedos y su reformulación, ya que la actual es irresponsable e injusta para los agricultores de La Rioja». Los ecologistas denuncian que «se están roturando terrenos con matorral mediterráneo e incluso zonas de bosque natural regenerado y completamente consolidado con el beneplácito de la propia Consejería; son roturaciones masivas desconocidas desde hace décadas que ya pensábamos habían pasado a la historia negra y que el Gobierno de La Rioja está consintiendo y fomentando».

Ecologistas en Acción cita expresamente los cambios de uso en la zona del valle del Iregua, en municipios como Clavijo, «donde el mismo propietario ha desmontado cerca de 20 hectáreas de matorral mediterráneo consolidado en laderas con pendiente tras ser adjudicatario de viñedo el año pasado y que para este año ha vuelto a solicitar más del doble». Asimismo, el colectivo advierte de que «mucho peores desde el punto de vista ambiental son las autorizaciones de cambio de uso en parcelas con vegetación salitrosa y arbustiva en zonas de La Rioja Baja, donde se están autorizando roturaciones en el escaso hábitat de especies protegidas como el sisón, la ganga, la ortega, el alcavarán o la curruca tomillera». «No tiene ningún sentido -continúa- que, para que te autoricen una hectárea de viñedo, haya que justificar que dispones de 20 aptas; es una auténtica locura».