La Rioja

«El directivo encara hoy situaciones más complejas y cambiantes que hace años»

Uríbarri, en las instalaciones de la IE Business School. :: l.r.
Uríbarri, en las instalaciones de la IE Business School. :: l.r.
  • El Instituto Empresa aterriza en La Rioja con el programa AMP, dirigido a la formación de directivos, que presenta mañana en el Círculo Logroñés

  • Joaquín Uríbarri CEO de Executive Education de IE Business School

La reputada IE Business School trae hasta La Rioja el Advanced Management Program (AMP), un ambicioso plan de enseñanza para el perfeccionamiento directivo. Mañana, en el Círculo Logroñés (19.30 horas), habrá un anticipo con una 'master class' de gran actualidad: «¿Cómo afectará la victoria de Trump a la economía mundial y a la española?» El máximo responsable del área de Executive Education de la entidad fundada en 1973 y que anualmente forma a más de 2.000 ejecutivos, Joaquín Uríbarri, desgrana las claves de un programa que arrancará en abril acercando a los gestores riojanos reconocidos especialistas y modelos de éxito.

-¿Qué ofrece el Advanced Management Program?

- Su objetivo primordial es aportar una visión global e integrada de la organización, desarrollando una visión estratégica para identificar y capturar nuevas oportunidades de negocio. Se trata no sólo de maximizar las habilidades directivas para liderar equipos y proyectos eficientemente, sino también el talento. Un factor que pasa por lograr una compresión profunda del actual entorno que facilite la toma de decisiones en escenarios de incertidumbre y en mercados internacionales.

-¿Cómo se articula la enseñanza?

-El AMP cuenta con una innovadora metodología de enfoque práctico, orientada a resultados, que perfila las capacidades para la toma de decisiones y la dirección. Además de mostrar las últimas tendencias de gestión y dotar al asistente de una visión global desde la dirección general, el programa incluye un Programa de Desarrollo Personal, que ayudará a convertirse al participante en el mejor directivo posible. Por otra parte, el grupo se compone de participantes de diferentes sectores, áreas funcionales y culturas organizativas, lo que permite una oportunidad para generar networking con directivos de alto nivel.

-¿Qué cualidades debe atesorar un buen gestor?

-Además de disponer de capacidad de análisis e interpretación del entorno y tendencias, es básica una visión estratégica y capacidad de ejecución orientada al logro de resultados. A todo ello debe sumarse la condición de liderazgo para manejar relaciones personales y profesionales construyendo equipos de alto rendimiento.

-¿Han de pesar más los valores técnicos como la formación o la experiencia profesional o las habilidades sociales y de empatía?

-Tanto el conocimiento técnico como las competencias directivas son de gran trascendencia para el éxito de un directivo. Sin embargo, a medida que se van asumiendo responsabilidades más altas en la carrera profesional, las habilidades sociales van teniendo mayor peso ya que se necesita un papel de liderazgo para alcanzar las metas de la empresa que supera en importancia a las capacidades técnicas individuales del gestor.

-¿Debe amoldarse el directivo a la organización o moldear a sus características la organización para la que trabaja?

-Lo idóneo es que sea capaz de maximizar las fortalezas que tiene una empresa y, en ese sentido, debe apoyarse en las peculiaridades de esa organización. Pero además, debe saber transformar aquellos aspectos que no aportan valor al progreso de la empresa. En definitiva: intentar potenciar lo bueno y cambiar aquello que sea malo o negativo para los objetivos que se persiguen. Por eso, la gestión del cambio es un área de gran importancia en nuestros programas AMP.

-¿Cómo ha evolucionado con el tiempo la figura del directivo?

-El directivo de hoy se enfrenta a situaciones más complejas y cambiantes que el de hace décadas, y esta tendencia va a seguir en el futuro. Por eso, debe tener un equilibrio personal alto, ya que está gestionando el cambio y la incertidumbre permanentemente. En el mundo digital y global en el que vivimos, el directivo precisa una mezcla de flexibilidad, liderazgo, visión estratégica y capacidad de ejecución si quiere tener éxito en el mundo cada vez más sofisticado de la gestión.

-¿En qué medida ha trasformado la crisis la figura del ejecutivo para enfrentar la nueva coyuntura?

-Como todas las crisis, la económica ha fortalecido en general a los directivos. Es fácil gestionar cuando todo va de cara y el paradigma es el crecimiento. En las situaciones duras es cuando destaca el buen directivo. El que es capaz de enfrentar la coyuntura, transmitir confianza y optimismo a la vez que adapta la estrategia para sortear esos momentos del mejor modo. No cabe duda de que los directivos de hoy se han reforzado y están mejor preparados para enfrentarse a un entorno cada vez más apasionante.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate