La Rioja

Noche de viento y miedo en La Rioja Alta

Torre de luz caída en el polígono Fuente Ciega, de Haro. :: c. valderrama
Torre de luz caída en el polígono Fuente Ciega, de Haro. :: c. valderrama

Noche de viento... y noche de miedo. Así vivieron (y sufrieron) la del viernes al sábado en Santo Domingo de la Calzada y su entorno geográfico, la zona más afectada por un vendaval que dejó numerosos daños a su paso y, al cierre de esta edición, una persona herida: el conductor de un camión que volcó en la carretera de circunvalación de la ciudad calceatense (A 12, kilómetro 130), que fue atendido en el centro de salud.

El viento llegó a alcanzar en la localidad riojalteña una velocidad máxima de 126,7 kilómetros por hora, el tercero de los valores más altos recogidos ayer por las estaciones meteorológicas del Gobierno de La Rioja, tras los 173,5 kms/hora en la de Aguilar y los 136,8 de Ezcaray, donde también se contabilizaron numerosos desperfectos.

Tan fuertes rachas dejaron a oscuras toda la ciudad calceatense durante algunas horas, si bien en el barrio de San Francisco el apagón se prolongó hasta bien avanzada la mañana siguiente, al igual que en Grañón, donde sus vecinos permanecieron sin luz casi diez horas, desde la una de la madrugada hasta casi el mediodía de ayer. La causa, al parecer, fue la rotura de un cable de alta tensión en el polígono Las Tejeras.

Durante este tiempo la Policía Local no pudo usar sus equipos de transmisión, otra incidencia más a sumar a la larga lista que enumeró ayer el Cuerpo de Santo Domingo de la Calzada, muchas de ellas extrapolables a los municipios del entorno: señales derribadas; árboles y ramas caídas -numerosos en el paseo de Los Molinos, Canales Nuevo y Viejo, Menesianos, La Carrera etc.-; desplazamiento de contenedores y vallas; tejados rotos u otras.

En el cementerio municipal el viento derribó parte de la tapia situada junto a la entrada lateral y ocasionó numerosos daños en panteones y tumbas; también tiró tapias en la calle Alfonso Peña y La Carrera; hizo que se desprendieran cornisas y tejas que, en algunos casos, impactaron contra vehículos situados debajo, por lo que la Policía Local pidió que se retiraran en algunas zonas, como en la calle La Estación; las tulipas de las farolas volaban, igual que chapas y otros elementos, como el marco de una ventana que encontraron los agentes.

Debido al fuerte viento, la estación de esquí de Valdezcaray permaneció cerrada ayer, por tercer día consecutivo.

Hoy, nivel de riesgo amarillo por viento y nevadas

Hasta las 20 horas de hoy, La Rioja mantendrá el nivel de riesgo amarillo por fuertes vientos, que podrían alcanzar los 90 kms/hora en la Ibérica riojana y hasta 80 kms/hora en la ribera del Ebro, así como por nevadas, que podrían acumular hasta 5 centímetros en la Ibérica riojana.

En Haro, informa CristinaValderrama, desde el Ayuntamiento pusieron en marcha un protocolo para reforzar el personal de limpieza y desde primera hora de la mañana retiraron ramas caídas y cascotes de los tejados. Entre las incidencias más destacables se encuentran la caída de dos árboles en Fuente del Moro y de una torre de la luz en el polígono de Fuente Ciega, que cayó sobre la valla de una de las empresas. Por la noche se produjeron cortes intermitentes de luz. Además, el mercado municipal, que se sitúa en Siervas de Jesús, fue suspendido. Los cascotes caídos de los tejados nuevos obligaron a cerrar esa zona y, aunque se les ofreció a los comerciantes montar los puestos en la calle anexa, prefirieron suspenderlo.

En Casalarreina y Bañares, por citar alguna otra localidad de la comarca, el viento se llevó el tejado de sendos pabellones, sin causar daños personales.

En total en la región, SOS Rioja registró cerca de medio centenar de incidencias durante la noche, entre caídas de árboles, toldos, postes y carteles en vías urbanas e interurbanas; cortes de luz y teléfono en localidades como Zarratón y Aguilar, entre otras.