La Rioja

Ruiz-Alejos defiende que la Cámara de Comercio es «solvente» y «saneada»

Edificio de la Cámara de Comercio e Industria de La Rioja, en la Gran Vía de Logroño. :: justo rodríguez
Edificio de la Cámara de Comercio e Industria de La Rioja, en la Gran Vía de Logroño. :: justo rodríguez
  • El presidente de la entidad cameral recuerda que las últimas auditorías confirman que la institución no tiene deudas y sí dinero en caja

La Cámara de Comercio e Industria de La Rioja aseguró ayer, en un comunicado, que «las verdaderas razones para que el Gobierno de La Rioja abra la vía de la posible extinción de la Cámara no son económicas», dado que la situación de esta organización cameral es «solvente, saneada y sin deudas». Así lo defendió el presidente de la institución, José María Ruiz-Alejos, después de que un día antes la consejera de Desarrollo Económico, Leonor González Menorca, explicara a este medio que la reforma de la Cámara, planteada en la Ley de Acompañamiento, que abre la vía a su posible intervención y extinción, persigue solventar la «crítica» situación por la que atraviesa el órgano cameral.

En el mismo comunicado, el máximo dirigente de la institución recordó que las últimas auditorías, efectuadas por una empresa solvente e independiente, confirman que la Cámara no tiene deudas y sí dinero en caja «además de un importante patrimonio realizable en cualquier momento». Unos informes que, según detalló, conoce «perfectamente» la Consejería de Desarrollo Económico, «no en vano es nuestra órgano tutelante según refleja la propia Ley».

Respecto de los dos años de pérdidas consecutivas que maneja el Gobierno riojano para intervenir la entidad e incluso para extinguirla, aseguró que si se siguiera el mismo criterio «se podrían cerrar gran parte de las empresas riojanas y españolas» y «un porcentaje importante de instituciones públicas, empezando por la propia Comunidad Autónoma».

En la guerra abierta entre la Cámara y el Gobierno, Ruiz-Alejos se pregunta si «se puede plantear también con los mismos argumentos de dos años de pérdidas y sin apoyos que cierre la estación de esquí de Valdezcaray, el aeropuerto de La Rioja, los centros tecnológicos o el Palacio de Congresos».

Agradeció que el PSOE, Ciudadanos y Podemos, que «ahora mismo reflejan la mayoría del sentir de los riojanos en el Parlamento regional», hayan apoyado y «entendido la importancia del papel de la Cámara de Comercio», que «se ocupa de apoyar a las pequeñas y medianas empresas de La Rioja» porque «el apoyo a la Cámara no es más que el apoyo a todas y cada una de las empresas y autónomos riojanos», abundó.

Finalmente, mostró su confianza en que en el trámite parlamentario del proyecto de ley, se «recapacite» y se retire este artículo, de forma que se garantice la continuidad de la institución y se refleje «un apoyo decidido por parte del Gobierno de La Rioja a una institución de reconocido prestigio mundial».

A los grupos parlamentarios de la oposición (PSOE, Podemos y Ciudadanos) que el pasado miércoles cerraron filas en torno a la institución anunciando que enmendarán bien la totalidad de la Ley de Medidas Fiscales y Administrativas para el 2017, que incluyen la reforma de la ley de la Cámara de Comercio autonómica, bien el artículo que recoge la modificación, ayer se sumó la Asociación de Lucronium Unión de Comerciantes (LUC). En una nota de prensa censuraron las intenciones del Ejecutivo y mostraron su apoyo a un órgano «imprescindible para el correcto funcionamiento de las empresas». Además, pidieron al Gobierno que impida que la entidad tenga déficit y siga el ejemplo del Ayuntamiento de Logroño «realizando encomiendas suficientes para que no se den estas situaciones».