La Rioja

El invierno real llega a La Rioja

vídeo

Aspecto que presentaba ayer Valdezcaray, con una fina capa de nieve que espera aumentar con las nevadas que se anuncian. :: la rioja

  • El primer temporal trajo este viernes a La Rioja nevadas y viento y un desplome térmico que dejará mínimas de -11 grados la próxima semana

Se acabó la tregua meteorológica navideña. El invierno llega con retraso a La Rioja, pero con fuerza y dispuesto a desplegar a partir de este viernes un surtido catálogo de inclemencias: nieve, viento, lluvia, frío helador... En apenas una semana las mínimas, que este jueves oscilaron entre los 3 y los 7 grados, se desplomarán en la región, con caídas de entre 10 y 12 grados para llevar los registros, el martes y miércoles próximos, hasta los 7 bajo cero en Logroño o los 11 grados negativos en la sierra.

Según la Agencia Estatal de Meteorología (AEMET), la posición del anticiclón de las Azores, al noroeste de la península, y las bajas presiones en el interior de Europa propiciarán la entrada de una borrasca marítima fría y húmeda, un frente que traerá fuertes vientos del noroeste, abundantes lluvias y nieve en cotas relativamente bajas. Dicho pronóstico ha provocado la activación este viernes en La Rioja de una doble alerta amarilla: por nevadas en la Ibérica, con posibilidad de hasta siete centímetros de nieve; y por vientos en la Ribera del Ebro, con rachas de hasta 70 kilómetros por hora. En esta primera jornada invernal la cota de nieve descenderá desde los 800 a los 400 metros a lo largo de la jornada, decía AEMET, que también auguraba descensos térmicos tanto en las mínimas, entre los 0 y los 3 grados, como en la máximas, entre los 7-8 grados.

La misma tónica se mantendrá durante todo el fin de semana en la región, donde la cota de nieve oscilará este sábado, entre los 400 y los 700 metros y, el domingo, entre 400-600 y 1.000.

Tras un lunes de tránsito, con mínimas bajo cero pero la cota de nieve por encima de los 900 metros, lo peor parece llegar a partir del martes, según las previsiones manejadas por la AEMET, que anuncian la entrada de flujo del nordeste de origen continental, más seco y más frío, lo que desplomará los termómetros hasta situarlos en temperaturas gélidas. De hecho, a la espera de la evolución meteorológica, los pronósticos amenazan con mínimas de 4 y 5 bajo cero en la capital riojana, donde la sensación térmica será de hasta -8; de 4 bajo cero en Calahorra; y de hasta -11 en la sierra riojana, por ejemplo en Villoslada, municipio en el que las previsiones fijan una máxima de -6 grados para el miércoles.

La llegada del invierno será bien recibida por los pantanos riojanos, con las reservas hídricas bajo mínimos, y, especialmente, por la estación de esquí de Valdezcaray, donde a mediodía de ayer se registraban 7,5 grados, una amenaza para la fina capa de nieve que cubre las instalaciones, según explicó su gerente, Gonzalo Morrás en declaraciones a Diario LA RIOJA. «Estos últimos días hemos podido fabricar nieve, pero poca y en condiciones muy difíciles; si llega el temporal que se anuncia, podremos abrir en breve y sería una temporada muy buena», remachó Morrás.