La Rioja

«Quiero que Trillo se pudra en la cárcel»

vídeo

/ TVR

  • Su sufrimiento continúa, Pilar y Sonia, son las viudas de dos de los militares riojanos que perdieron la vida en el accidente del Yak-42

El dolor, la pena y la impotencia sigue presente en las miradas de Pilar Ruiz y María Ángeles Soria. Se puede apreciar cuando hablan de lo sucedido el 25 de mayo del 2003, cuando sus maridos -militares riojanos, como el sargento José Gabino Nvé Hernández- fallecieron en el accidente del Yak-42. Aumenta la brecha que significó en su vida, se ha hecho más honda con la incomprensión ante el desarrollo de los acontecimientos que siguieron a esta desgracia.

Pilar Ruiz, esposa del brigada Pedro Rodríguez Álvarez, y María Ángeles Soria, viuda del brigada Eduardo Rodríguez Alonso, explican en TVR cómo fue el primer golpe emocional y cómo vivieron una gestión "nefasta" -con errores de identificación incluidos-, "fue todo terrible".

No quieren dinero, ni indemnizaciones, desean que se haga justicia. «Quiero que Trillo se pudra en la cárcel», dice Pilar.