La Rioja

Un coloso sobre cuatro ruedas

vídeo

Salida del camión especial que trasladaba uno de los dos carros de la servoprensa que partieron ayer en dirección hacia Alemania desde las instalaciones de Arisa. / Juan Marín

  • La conducción de la gigantesca máquina para la fabricación de piezas de automoción se realizará de forma escalonada mediante 40 camiones

  • La empresa riojana Arisa inicia el transporte a Alemania de la servoprensa más grande del mundo

Quien pasaba a primera hora de la mañana de ayer por las inmediaciones del número 101 de la logroñesa avenida de Burgos, se detenía indefectiblemente frente a las instalaciones de la empresa Arisa con una mezcla de curiosidad y expectación. Y es que desde esta compañía dedicada al diseño y producción de prensas mecánicas partían dos grandes camiones, cada uno de los cuales portaba un carro (uno de 115 toneladas y otro de 140) de la servoprensa que la filial riojana de la multinacional Nidec Minster Corporation ha fabricado para la planta en Bielefeld (Alemania) de la empresa española Gestamp y que sobresale por ser la máquina de este tipo más grande del mundo.

La servoprensa se está transportando de forma escalonada desde el pasado día 2, dado que se trata de un monstruo tecnológico. Cuenta con más de 40 metros de longitud, 20 de anchura y 16 de altura -seis de ellos bajo suelo-, lo que equivale a un edificio de entre cuatro y cinco plantas. Pesa 1.350 toneladas, cinco veces más que el avión de pasajeros considerado como el mayor del mundo (el Airbus A-380) y dispone de 4.500 toneladas de fuerza.

Sus dimensiones catedralicias exigieron que dos patrullas de la Policía Local acudieran a cortar el tráfico en ambos sentidos para facilitar que los dos camiones especiales iniciaran el recorrido para su traslado, precedidos de otros dos vehículos que advertían de que tras ellos se situaba un transporte de tales características. Uno de los coches policiales se adelantó para interrumpir la circulación procedente de los cruces, mientras que el otro daba paso al transporte especial. Una vez salió el primero, el segundo camión tuvo que esperar unos minutos para poder iniciar el itinerario. La Policía Local les abrió camino hasta La Grajera.

Y ya en la circunvalación tomaron rumbo hacia el puerto de Bilbao (lo que les iba a llevar unas seis horas, porque no podían superar los 60 kilómetros/hora), donde embarcarían hacia Rotterdam. Desde esta ciudad de los Países Bajos, las piezas continuarán por vía fluvial hasta los últimos cien kilómetros previos a la sede del cliente, que los cubrirán de nuevo por carretera.

Reto y demostración

Por el momento, han partido ya de Arisa una decena de convoyes de los 40 que se emplearán para conducir este ingenio faraónico que supone «un reto muy importante porque es la primera vez que hacemos una máquina de triple montante y queremos demostrar en Europa que somos capaces de fabricarlas», señaló el director de proyecto, Roberto Gonzalo.

Gonzalo explicó que esta servoprensa gigante fue recepcionada por el cliente a finales de noviembre, tras lo que comenzó el proceso de desmontado y embalaje para poder enviarla a Alemania. Desde hoy y hasta finales de febrero se llevará a cabo en Bielefeld el proceso de montaje, con la vista puesta en que a principios de abril esta máquina de grandiosas hechuras entre en funcionamiento. Para ello, cuatro o cinco jefes de equipo viajarán desde Arisa en Logroño hasta la ciudad germana y dirigirán a dos turnos de una docena de operarios de montaje cada uno, que se subcontratarán allí.

Gestamp empleará esta servoprensa en la fabricación de piezas para las principales marcas de automoción alemanas.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate