La Rioja

Una mujer fuma un cigarrillo en el interior de una cafetería.
Una mujer fuma un cigarrillo en el interior de una cafetería. / AFP

Malos humos

  • El 2016 cierra con 29 denuncias por fumar en espacios prohibidos

  • Desde Atención Primaria se ha atendido a 785 personas que estaban interesadas en dejar el hábito

Con la ley antitabaco llegó la prohibición... y también la correspondiente denuncia y si es pertinente una multa que puede oscilar entre los 30 euros por la infracción más leve a los 600.000 euros de las encuadradas entre las muy graves. Las sanciones no son baladí, de hecho, un bar-restaurante de Valencia que se declaró insumiso a la ley antitabaco, cerró sus puertas en el 2013, después de dos años de resistencia, y con 640.000 euros en multas.

En La Rioja no ha habido grandes episodios de rebeldía a una ley que lleva el cuño de Zapatero, sí algunos regates frustrados. Tal es así que, por ejemplo, el año pasado cerró con 29 denuncias por vulnerar la polémica normativa. De todas ellas, 10 fueron interpuestas por particulares, 9 por la Policía Local, 8 por la Guardia Civil y 2 por agentes de la Policía Nacional.

¿Los motivos? Fumar en lugares prohibidos o fuera de las zonas habilitadas, vender a personas menores de dieciocho años; no informar en la entrada de los establecimientos de la prohibición; no disponer o no exponer en lugar visible los carteles que informen de la prohibición de venta de tabaco a los menores de dieciocho años; que las máquinas expendedoras no tengan la preceptiva advertencia sanitaria o que las mismas máquinas no dispongan del mecanismo adecuado de activación o puesta en marcha por el titular del establecimiento.

El número de denuncias se ha mantenido más o menos estable cada año, salvo en el 2014, cuando se registraron 106 -el triple que un año antes- y se abrieron 27 expedientes. La finalidad de estas acciones, insisten desde la Dirección General de Salud Pública y Consumo, es «proteger a los no fumadores del humo ambiental del tabaco y promover estilos de vida saludables». Máxime cuando, de acuerdo con los datos de la encuesta sobre alcohol y drogas en España 'Edades 2015', el 30,9 % de los riojanos de entre 15 y 64 años ha consumido tabaco en el último mes. «Estos datos nos recuerdan que el tabaquismo sigue siendo un problema de Salud Pública», indican.

De ahí que desde el servicio de Drogodependencias y otras Adicciones, de la Dirección General de Salud, haya puesto en marcha varias estrategias para abandonar el consumo. En concreto, en el 2015 en Atención Primaria se atendió a 785 personas interesadas en dejar el tabaco; en el 2016 se efectuaron 6 tratamientos grupales, frente a los 3 del 2015, y se financió el tratamiento farmacológico para dejar de fumar a los trabajadores de la Comunidad Autónoma.