La Rioja

Súbditos de la ilusión

Arnedo. Melchor, con sus pajes y los regalos. :: E.P.
Arnedo. Melchor, con sus pajes y los regalos. :: E.P.
  • La Rioja se rinde a Sus Majestades los Reyes en la noche más mágica del año

Cuando los niños riojanos -y también los mayores- se levanten hoy de la cama -seguro que será bien prontito- correrán hacia el árbol y el belén del salón de casa para descubrir a sus pies los regalos que sus Majestades les han dejado esta noche. Las sonrisas se dibujarán en sus rostros y satisfechos comprobarán que los de Oriente han leído sus cartas y han cumplido de sobra sus peticiones. Y como niños que son, pensarán que hicieron bien en arrastrar ayer a sus padres y a sus abuelos a las cabalgatas para saludar a Melchor, Gaspar y Baltasar y recordarles (a gritos) que habían sido muy buenos durante el año y que merecían sus juguetes. Porque ayer, al atardecer, La Rioja brilló como nunca. Del Oja al Cidacos, del Najerilla al Alhama... Las cabalgatas mágicas recorrieron en apenas unas horas todos los rincones de La Rioja. Niños y mayores llenaron las calles de nuestros pueblos jaleando y coreando los nombres de Melchor, Gaspar y Baltasar. Los Reyes y sus cortejos saludaron a los pequeños, besaron a muchos de ellos e, incluso, recogieron las cartas de los más rezagados sin olvidar el reparto de golosinas que tanto agrada a los chiquillos. Las cabalgatas estuvieron adornadas por vistosas carrozas y los personajes infantiles más populares en las localidades más grandes y en otros puntos de menor tamaño, la música y la alegría dieron la bienvenida a sus Majestades en la noche más mágica del calendario.

Asombrados por las luces y el colorido, los críos no repararon ni en el frío ni en los empujones de unos y otros que pugnaban por acercarse un poco más a sus Majestades. Los más mayorcitos intentaron que los Reyes les reconocieran y vociferaron los regalos que esperaban encontrar bajo el árbol y el belén -seguro que ahí han estado esta mañana-. Ni un solo rincón de nuestra comunidad, por pequeño que sea, se ha quedado sin el calor real. Los Reyes han sonreído a todos y ya están de regreso a Orientesno hasta el año próximo.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate