La Rioja

Xilófono de juguete de la marca Marcos Toys, que ya está fuera del circuito comercial.
Xilófono de juguete de la marca Marcos Toys, que ya está fuera del circuito comercial.

Consumo retiró 46 juguetes de seis modelos diferentes por riesgo para los niños en el 2016

  • Los artículos que se apartaron de la venta representaban un peligro de intoxicación y asfixia o podían ocasionar lesiones y quemaduras

La Dirección General de Salud Pública y Consumo retiró de la venta durante el 2016 seis tipos de juguetes y un total de 46 unidades de los mismos al representar un riesgo para la seguridad de los niños.

En concreto, los modelos apartados del mercado se corresponden con una pintura para dedos que conllevaba un riesgo de intoxicación, una corneta dorada que implicaba un peligro de asfixia, otra corneta de juguete que también suponía un peligro de asfixia, un disfraz de pastora que podía provocar quemaduras, un xilófono de juguete cuyo uso podía desencadenar una situación de asfixia y una muñeca y sus accesorios con un extremo punzante que podían provocar lesiones.

La Dirección General de Salud Pública y Consumo localizó estos productos para el juego a partir de las 171 notificaciones o alertas sobre juguetes que entrañan un riesgo para la seguridad de sus usuarios que se cruzaron las comunidades autónomas durante el pasado año. Ninguna de estas alertas partió de La Rioja, dado que durante el 2016 no se tomaron muestras de divertimentos en la región; si no que la sección de Consumo se centró en el control de otros ámbitos.

En virtud de las 171 notificaciones que llegaron al punto de contacto de la Comunidad, el departamento regional efectuó un total de 2.553 actuaciones en 84 establecimientos donde se llevaba a cabo la venta de juguetes. De dichas actuaciones, 2.080 se realizaron en bazares o establecimientos de precio reducido.

Como consecuencia de las anteriores, localizaron seis tipos de juguetes que representaban un riesgo por intoxicación, asfixia, quemaduras o lesiones y se apartaron del circuito comercial 46 unidades de los mismos. Se da la circunstancia de que los problemas en ese modelo de pintura de dedos y en una de las cornetas ya se habían detectado en los últimos meses del 2015 y a principios del 2016 aún quedaban algunas unidades en tiendas de La Rioja.

Además de las notificaciones que envían las autonomías, Consumo recepcionó 72 alertas de la Agencia Española de Consumo, Seguridad Alimentaria y Nutrición (AECOSAN) y 532 de la Unión Europea. En estos casos, hay que valorar los indicios de su venta en territorio español.

Catas

El jefe de sección de Consumo, Nemesio Pérez, explica que cuando al punto de contacto de la Comunidad le llega una alerta de otra autonomía se realiza una cata en una decena de establecimientos con venta de juguetes de las principales poblaciones de La Rioja. En su mayoría, estas actuaciones se centran en tiendas de precio reducido o bazares.

Una vez finaliza la cata, «se deja de trabajar de forma exhaustiva en esta notificación pero queda latente». De forma que si los inspectores de Consumo hallan más adelante esos productos que suponían un riesgo, los acaban retirando del mercado.

Por otro lado, el citado departamento emprendió el pasado diciembre una campaña de control del etiquetado en tres grupos de juguetes (los destinados a niños menores de 36 meses, juegos químicos y patines, patines de ruedas, patines en línea, monopatines y bicicletas de juguete).

Se inspeccionaron 30, diez de cada categoría. Estos controles verificaron cuestiones como que la etiqueta del juguete aparezca escrita en español, que figure el responsable del producto así como el marcado 'CE' que avala su seguridad, y que se indiquen las instrucciones de uso o advertencias necesarias para manejarlo sin sobresaltos.

Disfraz de pastora, de la marca Em Home. Se han retirado tres unidades por riesgo de quemaduras, ya que el disfraz no cumple los requisitos sobre materiales inflamables.

Fuera del circuito comercial

Disfraz de pastora, de la marca Em Home. Se han retirado tres unidades por riesgo de quemaduras, ya que el disfraz no cumple los requisitos sobre materiales inflamables. / LA RIOJA

En el marco de estos análisis, Pérez constata que en los dos primeros grupos (juguetes destinados a menores de 36 meses y juguetes químicos) no se hallaron incumplimientos en el etiquetado. «Por contra en el grupo de patines, de las diez comprobaciones, se han detectado incumplimientos en seis de los juguetes inspeccionados», abunda.

Estas deficiencias se concretaban en que en cinco de los productos evaluados no aparecían las instrucciones o advertencias que contempla la normativa de juguetes, en tres no figuraban las edades mínimas o máximas para el uso de estos juegos y dos juguetes no tenían el marcado 'CE'.

Una vez que se observan estos incumplimientos, el departamento riojano de Consumo remite la documentación a los órganos de Consumo de la comunidad autónoma donde radique el responsable de cada uno de los juguetes para que efectúen las actuaciones que procedan.