La Rioja

La Rioja registró 23 fallecidos en accidentes de tráfico en el 2016, cinco más que el año anterior

Equipos de salvamento intervienen en un accidente.
Equipos de salvamento intervienen en un accidente. / Sonia Tercero
  • La carretera nacional N 232 ha sido la vía riojana con mayor mortalidad, al contabilizar siete accidentes mortales con ocho fallecidos

La red de carreteras riojanas junto con el casco urbano de Logroño registraron a lo largo del año 2016 un total de 19 accidentes de trafico mortales, en los que hubo que lamentar 23 fallecimientos. Del total, dieciséis de estos accidentes tuvieron lugar en las carreteras riojanas, con 20 víctimas mortales, mientras que los otros 3 siniestros mortales tuvieron lugar en el casco urbano logroñés, con el balance de tres fallecios como consecuencia de otros tantos atropellos.

Las vías riojanas (que aglutinan cascos urbanos y la red de carreteras) contabilizaron en el año 2016 cinco fallecimientos más que en 2015. Así, el año que acaba de finalizar se sitúa como el más trágico de los siete últimos ejercicios. Por meses, el de mayor accidentabilidad mortal fue noviembre, con siete fallecidos. Por contra, en los meses de enero, marzo y septiembre no se registró ningún accidente mortal en las vías riojanas.

La mayoría de los accidentes mortales se produjeron en la red de carreteras riojanas, formada por 1.800 kilometros, de los que 1.400 kilómetros corresponden a la red autonómica, otros 300 kilómetros, a la red nacional y más de un centenar de kilómetros, a la Autopista Vasco Aragonesa.

Fue la red nacional de carreteras la que acaparó el pasado año la mayoria de siniestros mortales, con un total de 12 y 15 fallecimientos. En este apartado se incluye también, un accidente con un fallecido en un camino rural de Quel. En la red regional se registraron cuatro siniestros mortales, con otros 4 fallecidos. Y finalmente, los cascos urbanos registraron 3 accidentes mortales, con otros tantos fallecidos causados por atropellos, todos ellos en Logroño.

La carretera N 232 (Vinaroz-Vitoria-Santander) continúa a la cabeza en cuanto a siniestros y víctimas mortales. Así, el pasado año registró siete siniestros mortales, con ocho fallecimientos. Estas cifras suponen un descenso de un accidenta de tráfico con respecto al 2015, año en el que la N 232 registró seis siniestros mortales, aunque en este caso las víctimas mortales aumentaron en dos fallecidos, hasta contabilizar diez muertos en el 2015.

El último accidente mortal del año se produjo precisamente en la N 232, a la altura del punto kilométrico 440, en el término municipal de Briones. En el siniestro, una mujer resultó muerta tras salirse de la vía el turismo que conducía.