La Rioja

Plumas y cohetes, de nuevo

Un operario repone combustible en una gasolinera riojana. :: justo rodríguez
Un operario repone combustible en una gasolinera riojana. :: justo rodríguez
  • Competencia sigue alertando de que la gasolina española no baja lo que debe

Algo pasa con los combustible españoles. Es 'vox populi', pero es algo más que eso: lo dice la propia Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia, la CNMC, que no se cansa de alertar de lo mismo informe tras informe: los combustibles en las gasolineras españolas caen como una pluma pero suben como un cohete.

Es decir, los descensos en el precio del crudo (la materia prima de los combustibles) se trasladan al comprador con una lentitud pasmosa, mientras que las subidas llegan con la rapidez del rayo. Y ocurre una y otra vez.

El último informe de Competencia llega en un momento en el que los precios están escalando, tras un largo periodo de contención. Pero, curiosamente, se refiere a un mes, noviembre, en el que el crudo se tomó un respiro en su subida. Así, la cotización internacional de la gasolina cayó el 5,9%, y la del gasóleo un 5,7%. Pues bien, la bajada que llegó a las gasolineras fue exactamente del 2,5% por ciento en las gasolinas y del 2,2% en el gasóleo. Es decir, las empresas trasladaron al consumidor algo más de un tercio de la bajada de la que se beneficiaron ellas.

El resultado de comprar más barato y vender no tanto más barato según la CNMC, es que las compañías ganan más. Así, el margen bruto de beneficio por cada litro de gasolina subió el 4,6%, y por cada litro de gasóleo el 5,3%.

¿Y qué pasa en los periodos en los que la gasolina sube? El anterior informe de la CNMC, el de octubre, es un mes de ésos. Ahí, el precio internacional subió (el 8,5% y el 12,1%) y esa subida se trasladó al consumidor en unos porcentajes mayores: el 4,6% y el 6,2%. Es decir, en estos dos últimos meses las compañías trasladaron al consumidor el 54% de la subida, pero el 42% de la bajada. Y así, el margen que pierden en las subidas es menor: (el -2,6% y el -4,7% en octubre) que el que consiguen en las bajadas. O así ha sido al menos en los últimos dos meses revisados por la CNMC.

Impuestos y no impuestos

¿Es caro el combustible español? No mucho, comparado con el resto de los países europeos: el PVP de la gasolina estaba en noviembre en el puesto 17 de 28, según la CNMC. Pero curiosamente (y al revés de lo que se suele pensar) si está en ese puesto es gracias a los impuestos. O a los menores impuestos.

Porque la CNMC recuerda que el precio de la gasolina 95 en España antes de impuestos es nada menos que el tercero más caro. Sólo daneses y malteses tienen un combustible más caro (sin contar los impuestos) que en España.

Es decir, la presión fiscal española es menor que la media europea Así, de media, un litro de gasolina en España cuesta 1,178 euros: 0,511 de coste y 0,667 de impuestos. Por comparar, Holanda, el país que tiene el combustible más caro de Europa, vende el litro a 1,507. Pero de eso las petroleras se llevan menos (0,465 euros) y el Estado más (1,042 euros).