La Rioja

Óscar Martín, en un momento de la entrevista en las instalaciones de Diario LA RIOJA juan marín
Óscar Martín, en un momento de la entrevista en las instalaciones de Diario LA RIOJA juan marín / Juan Marín

«Vamos a trabajar con la universidad para desarrollar los envases del futuro»

  • Óscar Martín, Consejero delegado de Ecoembes

  • Ecoembes, que en mayo abrirá en Logroño el primer laboratorio de economía circular de Europa, impulsará doctorados, líneas de investigación y formación en la UR

Es el rostro visible de Ecoembes y en su horizonte más inmediato se encuentra Logroño. Aquí, salvo sorpresas, instalará el próximo mes de mayo el primer laboratorio de economía circular de Europa, un proyecto que defiende con uñas y dientes porque, dice, «estamos agotando las biocapacidades del planeta». Asegura que hay que actuar con urgencia para que el ciudadano del futuro lleve en los 'genes' el cuidado al medio ambiente, «pero no olvidemos que vamos tarde, estamos consumiendo demasiado».

- La Rioja será sede de un laboratorio de innovación de reciclaje, ¿por qué esta comunidad?

- Cuando decidimos llevar a cabo una inversión de diez millones de euros en los próximos cuatro años en un laboratorio pionero en Europa teníamos que mirar muy bien que el sitio reuniera una serie de condiciones. Por un lado, demográficas y sociológicas, es decir, que fuera representativa del resto de España en cuanto a la distribución y densidad de la población. Por otro lado, que consuma, como ocurre aquí, de una manera similar a todo el resto de la geografía española para que se refleje en la gestión de sus residuos. Además, en términos de distribución de la riqueza, el 34% del PIB de La Rioja viene de su tejido industrial y eso dice mucho en favor de esta comunidad, a lo que se añade que la inversión en innovación es del 0,53% mientras que la media nacional es del 0,45% y eso se refleja en sus universidades. Y por último, La Rioja es un referente europeo en materia de reciclaje. La aportación media por ciudadano está por encima de la media nacional. En el caso del contenedor amarillo es el 30% superior y del 51% en el azul.

- A grandes rasgos, ¿en qué consiste este laboratorio?

- Queremos activar todas las medidas para alcanzar esa sociedad del reciclado, aportar toda la innovación al servicio de la economía circular para que sea una verdadera oportunidad social, económica y ambiental. El laboratorio es a escala real. Lo que queremos es tener una población consumiendo y poder interactuar con todos los ciudadanos de esa población para probar en tiempo real todas las innovaciones, como los materiales con los que se fabrican los residuos. Para ello, vamos a trabajar con cátedras y con universidades para desarrollar los mejores materiales con los que tienen que estar fabricados nuestros envases del futuro. Por otro lado trabajaremos en el consumo de los productos de envasado, es decir, incidir en los hábitos de los ciudadanos para que hagan un consumo responsable y tengan una actitud responsable por el reciclaje, y trabajaremos en tecnologías de recogida de infraestructuras.

- ¿Qué papel va a jugar la Universidad de La Rioja?

-Hemos empezado ya los contactos con el rector de la UR. La idea es abrir líneas de investigación, proyectos de fin de carrera, doctorados y, además, líneas de formación. Queremos que todos aquellos expertos del mundo empresarial que quieran trabajar en materia de innovación de economía circular de los envases puedan tener un sitio donde formarse y todo esto lo queremos materializar a través de un convenio con la universidad en enero o febrero. También trabajaremos en ecodiseño y para ello ya nos hemos reunido con la Escuela de Diseño, ESDIR y nos reuniremos con todos aquellos que consideren que es una oportunidad para ampliar nuestra capacidad.

- Comentaba que La Rioja está por encima de la media en reciclaje, pero ¿es suficiente?

- Estamos consumiendo los recursos que no tenemos y de continuar así estaremos gastando cada año 1,6 planetas y es importante que el ciudadano lo sepa, tenemos que buscar ese compromiso. Vivimos como si tuviéramos otro planeta dónde ir y no hay un planeta 'b'. El mundo genera 10.000 millones de toneladas de residuos y no se trata ni el 50%. Sí es cierto que hemos conseguido avanzar mucho con los envases, por ejemplo, en España se recicla el 75% de los envases, pero hay que tender hacia la economía circular que, además es una oportunidad económica, social y ambiental. La UE ha cifrado la oportunidad económica en cerca de 500.000 millones de euros, estamos hablando de cerca del 2,4% del PIB de la UE. Además, creará 500.000 empleos, 50.000 de ellos en España y nos permitirá ahorrar cerca del 4% de las emisiones de CO2. No podemos renunciar a esto, estamos ante una necesidad del planeta. La Rioja está dando los pasos adecuados, hoy por hoy, está reciclando cerca de 11.000 toneladas de envases al año, eso son 11 millones de kilos, pero tenemos que seguir creciendo.

- Usted ha dicho que vivimos por encima de nuestra biocapacidad

- Claro, estamos agotando las biocapacidades del planeta, la brutal extracción de recursos para poder llevar a cabo la fabricación de todo lo que consumimos es un despropósito. Estamos consumiendo 1,6 planetas para vivir. Eso es una barbaridad y eso hay que acabarlo y la economía circular es esa oportunidad.

-¿Es necesaria una mayor educación medioambiental?

-Sí, la educación ambiental no solamente es reciclaje, es mucho más, es biodiversidad, cambio climático, es energía, agua y no sólo para los niños, que es el foco más importante, también para los mayores porque nosotros pensamos que se ama lo que se conoce. Queremos meter la naturaleza en las aulas. El ciudadano del futuro debe tener inculcado el respeto al medio ambiente. El planeta lo que necesita es que tengamos unos valores y que entre ellos esté el cuidado del medio ambiente, no olvidemos que vamos tarde, estamos consumiendo demasiado. El 50% de las emisiones de CO2 con las que estamos tratando de luchar se producen en el ámbito diario, en el de las ciudades, y podemos reducirlas consumiendo con responsabilidad, no por encima de lo que necesitamos. Por otro lado, podemos hacer un uso responsable de los recursos consumiendo en proximidad, haciendo un uso adecuado de nuestra energía, de nuestra agua cerrando el grifo, apagando el interruptor. Hay que apostar por una movilidad sostenible y por las energías renovables y por último, por el reciclaje. Son pequeños gestos que pueden acabar de un plumazo con el 50% de las emisiones.

- ¿Qué se puede hacer desde el ámbito político?

- Son necesarias políticas transversales. Los países tenemos que encaminarnos hacia una política transversal que incluya el medio ambiente y el cambio climático en todas las carteras, que cada vez que desarrollemos planes de urbanismo, de educación o de desarrollo industrial el cambio climático esté siempre presente.