La Rioja
:: ANTONIO CORBILLÓN
:: ANTONIO CORBILLÓN

La Justicia sale al rescate de la regeneración

Una hija del Rey ante el juez. El 3 de marzo pasará a la historia judicial y de la realeza española por ser la primera vez que una infanta se sienta en el banquillo. Cristina de Borbón, segunda hija de Juan Carlos I, fue la última de los 17 acusados del 'caso Nóos' en declarar en la Escuela de Administración Pública de Palma de Mallorca, convertida en sede de este macrojuicio. Tras ella, a su izquierda, el expresidente de Baleares, Jaume Matas. Y al fondo, a la derecha, el exduque de Palma, Iñaki Urdangarin, asiste entre atento y asombrado al testimonio de su mujer. Ella se escudó, una vez más, en la fe ciega en su marido y en que no era consciente de sus actuaciones. En breve se sabrá si la creyó el tribunal.

Este 2016 comenzó, por fin, la terapéutica cita de un trozo de la historia reciente de España con un destino necesario: el banquillo delante de un juez. La Justicia ha tenido siempre fama de lenta y de dejar escapar vivos a sus incumplidores. Ahora le corresponde el papel de 'psiquiatra' que debe zanjar las cuitas de todos los excesos y abusos que llevaron al país a una profunda crisis económica y al borde de la ruptura social.

En la clase política, la renovación no parece haber transitado más allá de un 'postureo' en el que apenas se debate sobre cómo librarse de la llamada 'pena del telediario', ese cíclico paseíllo de los cargos públicos por los pasillos judiciales. Un debate que se recrudeció a finales de año tras la muerte súbita de la exalcaldesa de Valencia, Rita Barbera, aislada y asediada por propios y extraños y siempre temerosa y pendiente de las citaciones para acudir a testificar.

Pero otros habían recorrido ese trámite mucho antes. En 2016 les llegó el tiempo del confesionario obligatorio ante los togados. Y ante el resto de la sociedad. En marzo vimos incluso a Cristina de Borbón, sexta en la línea sucesoria de la Corona, lanzar en público las evasivas que en privado le contó al juez instructor del 'caso Nóos'. Ella, su marido, Iñaki Urdangarin, y los otros 16 imputados esperaban la sentencia esta Navidad. La jueza ponente ha pedido que le amplíen el plazo hasta marzo de 2017. Será una de las noticias del año.

«Yo no tenía conciencia de estar cometiendo ningún delito. Me pasaba todo el día en Génova (sede central del PP). Era mi casa, vamos». Francisco Correa, cabecilla de la 'trama Gürtel', ofreció en octubre y ante la Audiencia Nacional una clase magistral de hasta qué punto la impunidad y la connivencia con cargos públicos fue una rutina en la España del pelotazo y la burbuja. Junto a él se sientan en el banquillo otros 36 imputados por este desfalco habitual, previa 'mordida', de muchas arcas públicas. Es solo la primera parte de un 'pulpo' cuyos 'tentáculos' depararán nuevas sorpresas. Y motivos para el cabreo general. De igual forma, el escándalo del desvío de fondos de los ERE en Andalucía sentará esta primavera en el banquillo a 25 años de presidencia de Andalucía: Manuel Chaves y José Antonio Griñán.

Pero el tratamiento de choque judicial no solo afectará a los políticos. También a padres como Fernando Blanco y Marga Garau, acusados de usar a su hija Nadia, enferma de tricotiodistrofia, como señuelo para lucrarse con la solidaridad ciudadana.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate