La Rioja

Ezcaray padece la ausencia de nieve

Aspecto que presentaba la estación de esquí de Valdezcaray el pasado martes. :: j.a.
Aspecto que presentaba la estación de esquí de Valdezcaray el pasado martes. :: j.a.
  • Los negocios de la villa y de otros núcleos del valle sufren el cierre de la estación de esquí

Valdezcaray, finales de diciembre y 7-8 grados de temperatura mínima... Otra vez hay inversión térmica, enmarcada en una larga situación anticiclónica que ha impedido a la estación abrir la temporada: ni cae nieve ni se dan las condiciones para fabricarla. La situación cambiará algún día, sin duda, pero ya se ha perdido un mes muy bueno, al incluir el puente de la Inmaculada y las vacaciones de Navidad.

Tanto en la estación de esquí como en sus faldas, en los municipios que se benefician de la presencia de esquiadores, principalmente Ezcaray, muchos negocios se resienten por una fuente de ingresos que no termina de llegar.

En Valdezcaray, en temporada alta, como hace observar su gerente, Gonzalo Morrás, llega a haber cerca de 150 puestos de trabajo (hostelería, monitores, tienda, ludoteca y los empleados). Sin embargo, ahora mismo solo hay una decena, ocupadas en tareas de mantenimiento y preparación de la estación para cuando llegue la nieve, a la que de momento no se ve.

Morrás asegura que «la temporada no está perdida, ni mucho menos. En los 41 años que llevo trabajando en la estación he vivido temporadas que hemos empezado el 20-25 de enero y hemos tenido después meses extraordinarios, en los que hemos acabado con unos números buenísimos en todos los sentidos». Cuando, además, hay un buen diciembre, el resultado son temporadas como las del 2004 y 2008, con 200.000 y 193.000 visitantes, respectivamente.

En Ezcaray, todos los sectores se ven afectados por la falta de nieve, algo que en el caso del hotelero se ha traducido en la anulación de un porcentaje muy alto de las reservas realizadas. Un ejemplo: Zenaida Serrano, gerente del Hotel Palacio Azcárate, explica que en noviembre tenían reservadas el 90% de sus plazas para el periodo del 26 al 31 de diciembre. Esa ocupación, después de todas las cancelaciones, es actualmente del 20%. «Se ha cancelado casi todo, a excepción del día 31» (se mantenía en un 60% de ocupación). Para la semana próxima, más de lo mismo: «Del 1 al 6 estábamos casi completos y se está cancelando casi todo», indica.

Desde el bar Lorca, Jorge Lladó opina que la actual situación «es una verdadera catástrofe para la economía del valle». «Gracias a los millones de euros que se invirtieron en Valdezcaray no dependemos de la nieve caída del cielo para abrir la estación, ya que frío durante el invierno suele hacer», dice, no sin ironía, habida cuenta de que no hay nieve. El hostelero reparte culpas entre el cambio climático y una «pésima gestión» en el mantenimiento de las instalaciones que, su juicio, «nos va a llevar al desastre».

Para el alcalde de Ezcaray, Diego Bengoa, la situación adquiere tintes de drama y lo peor, en su opinión, es que puede que no sea puntual y sí fruto del cambio climático. «Parece que vamos a tener un invierno como el del año pasado, de nieve tardía. No digo yo que no haya que ir pensando en cambiar los hábitos de la gente a la hora de coger vacaciones porque no cabe duda de que el tiempo está cambiando», opina.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate