La Rioja

El Parlamento aprueba la ley que luchará contra el fraude con vino de mesa en La Rioja

  • Los cuatro grupos dan luz verde a una norma que viene a adaptarse al marco fijado por la Unión Europea y consensuada con los sectores implicados

Con el polémico sistema de reparto de viñedos publicado el martes en el Boletín Oficial de La Rioja como mar de fondo y con los grupos de la oposición lanzando sutiles dardos durante sus intervenciones, el Parlamento regional dio ayer, en la última sesión del ejercicio, el visto bueno a la ley del control del potencial vitícola en la Comunidad Autónoma de La Rioja, una norma que, respetando los criterios fijados desde Bruselas, tratará de invitar a quienes deseen aventurarse en el mercado del vino de mesa (sin Denominación de Origen) a que lo hagan fuera del territorio riojano.

Ese texto, como ya adelantó el 12 de septiembre Diario LA RIOJA, viene a sustituir la Ley 4/2015 de defensa de la calidad del viña y el vino en la Comunidad Autónoma de La Rioja, analizada y denunciada por la Comisión Europea por prohibir la libre plantación de viñedo. Así, según explicó ayer Nagore, la nueva norma «regula y aclara algunas cuestiones importante del control de potencial vitícola en el nuevo marco normativo europeo, que se prolongará, por lo menos, hasta 2030». Según el consejero, la norma «satisface al sector, como nos han transmitido las organizaciones agrarias» y «lo tranquiliza», ya que «establece mecanismos de control [previos con el régimen de autorización y permanentes con el Registro de Viñedo] y se aclaran las consecuencias jurídicas de quien intente plantar viña incumpliendo la normativa en vigor».

Con Europa permitiendo replantaciones dentro del mismo país -cualquier viticultor podría traer a La Rioja su viñedo tras un arranque-, la nueva norma categoriza como «plantación no autorizada» (viñedo ilegal), aquella cuya producción acabe, o intente, introducirse en el circuito de una denominación de origen o una indicación geográfica. Para ello el viticultor estará obligado a demostrar el destino de su producción y se enfrentará a importantes multas.

Deroga una ley «mentirosa»

Desde Ciudadanos Tomás Martínez Flaño defendió la necesidad de «seguir dando la batalla en Europa» antes de abrir la carga contra la ley del 2015 al tildarla de «mentirosa» y acusar a la bancada popular de aprobarla «pese a que sabían que chocaba con la norma europea».

Quizá la más crítica, no tanto por el contenido de la norma, que respaldó, sino por la intensidad del discurso, fue la portavoz del Grupo Parlamentario Socialista, Concha Andreu. Tras destacar que «entre todos» se ha sacado adelante una norma que recoge los intereses de todos los sectores implicados, apuntó que la ley viene a derogar «otra que es el ejemplo de cómo se hacen mal las cosas y con fines populistas». Además recordó la inclusión de una disposición adicional que, valoró, en un futuro podría dar acogida a los compradores de buena fe del caso Ayúcar.

«Lo volveríamos a hacer», respondió el consejero Nagore a Martínez Flaño, «aunque la Comisión nos tirara de las orejas». «En La Rioja estamos contentos por mantener el sistema de control del potencial productivo. No es lo que nos hubiera gustado ya que el de derechos de plantación era válido, pero se logra el objetivo perseguido», remachó.