La Rioja

Butroneros y surferos

vídeo

/ GUARDIA CIVIL

  • La Guardia Civil determina que la banda de 'surferos' de autopista desarticulada en octubre es responsable de 28 robos en empresas en La Rioja

  • La banda se llevó un botín de unos 112.000 euros, pero causó daños por más de 200.000

La Guardia Civil ha esclarecido 28 robos en empresas de La Rioja, todos por el procedimiento del 'butrón': haciendo un agujero en una de las paredes para acceder al interior de las instalaciones. Durante estos hechos, ocurridos entre 2015 y 2016, lo sustraído fue mucho (unos 40.000 euros en efectivo y 72.000 en material) pero lo dañado fue mucho más: se calcula que durante los robos causaron daños por valor de unos 200.000 euros.

Las investigaciones llevadas a cabo durante los últimos meses han permitido averiguar que los autores son tres personas que ya habían sido detenidas el pasado mes de octubre: tres de los miembros de una banda de atracadores rumanos que se hicieron famosos el año pasado por atracar camiones en marcha, los llamados 'surferos' de la autopista.

La banda fue desarticulada el pasado mes de octubre, tras varios meses operando. En aquella ocasión, la Guardia Civil ya advertía de que se sospechaba que la banda se había reconvertido al 'surf de autopista' pero que también practicaba otros métodos, en concreto el robo en empresas.

además

  • Octubre:Los ladrones surferos de la autopista

  • Así actuaban los butroneros

Pues bien, el estudio de la documentación y los efectos de aquellas detenciones (la denominada 'operación Surcaz') ha permitido ahora a los agentes ligar a esos tres detenidos a 28 robos ocurridos en empresas de Agoncillo, Calahorra, Fuenmayor, Haro, Lardero, Nájera y Navarrete.

Según cuenta la Guardia Civil, la banda actuaba siempre de madrugada, siempre tras un estudio pormenorizado de la empresa y de las vías de escape. Inutilizaban los sistemas de alarma y entraban en las instalaciones mediante un agujero en las paredes.

El objetivo: dinero, herramientas y material informático. Para acceder a lo que buscaban no dudaban en destrozar el mobiliario (armario, cajones, taquillas) usando mazas.

Los detenidos eran todos de nacionalidad rumana y residentes en Lérida.