La Rioja

Descubriendo la idílica Holanda

Blanca Herce Crespo posa en La Haya, donde se encuentra estudiando. :: B.H.C.
Blanca Herce Crespo posa en La Haya, donde se encuentra estudiando. :: B.H.C.
  • Blanca Herce Crespo Logroñesa en La Haya

Antes de empezar sus estudios de Empresariales en la Universidad de La Rioja, Blanca Herce Crespo, logroñesa de 20 años, ya quería marcharse un año al extranjero para estudiar. Ahora ha cumplido su deseo en La Haya (Holanda), gracias a una beca Erasmus. Aunque las estancias en el extranjero no son algo nuevo para ella: «Desde los 14 años empecé a hacer intercambios con gente de Francia, Inglaterra y EEUU. Me encanta conocer otras culturas y practicar el inglés». En Holanda todo el mundo habla inglés y «la universidad tenía toda la semana de iniciación preparada para que nos enteráramos de todo lo necesario, así que solo había que seguir las indicaciones», explica Blanca Herce, para quien la adaptación ha sido sencilla.

«La ciudad es muy cómoda, tiene de todo, y los habitantes son muy agradables», añade la joven logroñesa. Además, asegura, otro hecho que contribuye a la calidad de vida es que «la gente está muy mentalizada con el medio ambiente y, además de ir en bicicleta a todos lados, también te puedes encontrar cosas extrañas, como papel en los lavabos que no se puede cortar para secarte las manos, sino que lo usas y se seca para que otra persona lo use». Eso sí, el uso de los baños suele costar 50 céntimos de euro, algo que, reconoce Blanca, «no hace ninguna gracia a ningún estudiante».

Las empinadas escaleras, el trato directo y sincero de los holandeses y las máquinas expendedoras de comida, como perritos calientes y croquetas, son otros detalles de Holanda que llamaron la atención a Blanca Herce. Los holandeses conocen, sobre todo, las ciudades turísticas españolas, pero el vino de Rioja no parece ser muy popular allí. A cambio, Blanca sí disfruta descubriendo aquel país. «No conocía nada de Holanda antes de venir, así que me encanta coger el tren e ir a distintas ciudades, a cual más bonita», confiesa Blanca. Y pone como ejemplo el pueblo de Geithoorn, «la Venecia holandesa», que ha conocido recientemente en un viaje.

Desde Holanda Blanca continúa grabando y editando vídeos de su canal de Youtube 'Blanqui Blogs'. No se priva de nada: «En general, puedo hacer muchas de las cosas que hago en casa». Pero sí nota la ausencia de la familia y de los amigos, y también de la calle Laurel. «No puedes ir los viernes a casa de tu yaya», añora, aunque también advierte que en su nuevo hogar tiene «otra vida, vivo en mi burbuja Erasmus, donde he creado una nueva familia, no mejor ni peor, pero distinta».