La Rioja

El coste de las segundas matrículas provoca bajas «significativas» de alumnos en la UR

Varios alumnos gestionan su matriculación en la Universidad de La Rioja. :: fernando díaz
Varios alumnos gestionan su matriculación en la Universidad de La Rioja. :: fernando díaz
  • El coste medio de la primera matrícula en la UR ha subido el 30% desde la entrada en vigor del 'Decreto Wert' en el año 2012

La Universidad de La Rioja no está entre las más baratas del país. En primera matrícula un alumno paga, de media, 1.102 euros por los 60 créditos de un curso. Ese precio convierte a la educación universitaria de La Rioja en la séptima más cara del país, apenas dos euros y medio por encima de la media nacional. Pero estudiar en la UR -cuyos precios fija la Consejería de Administración Pública y Hacienda del Gobierno de La Rioja- se dispara para aquellos alumnos que tengan el infortunio de repetir una materia. Suspender en más de una ocasión una asignatura puede disparar su rematriculación por encima de los 600 euros, algo que, interpreta el rector de la UR, Julio Rubio, empieza a provocar bajas en el alumnado.

El origen de esa situación tiene una fecha marcada en el calendario: el 20 de abril del año 2012. Aquel día vio la luz el Real Decreto Ley 14/2012, que, desde el primer momento, se popularizó con el apellido de su progenitor, el entonces ministro de Educación, José Ignacio Wert. Desde entonces esa norma ha sido uno de los principales combustibles de la protesta educativa estatal al modificar buena parte de las bases sobre las que se venía sustentado el sistema educativo. Y entre los pilares que movió se encontró el de las tasas académicas. Desde entonces los precios públicos tienen que cubrir entre el 15% y el 100% del coste real de los estudios. Era la consecuencia directa, decía la norma, de «la actual coyuntura económica».

La crisis (y el decreto Wert) ha disparado el coste de la educación universitaria en España, pero también ha alumbrado un escenario de desigualdad entre las diferentes regiones. Así, obtener el mismo título universitario de grado (aprobando todo a la primera y en unos estudios de 240 créditos), costaría 5.191,20 euros menos en Galicia (2.853,60) que en Cataluña (8.044,80), los dos extremos del coste de las tasas. En el 2008 esa horquilla era de tan solo 1.494,72 euros.

En La Rioja, desde el curso 2008/2009 el importe medio de las tasas (siempre hay diferencias entre el coste de los estudios en función de su experimentalidad) ha subido el 38,33%. Entonces, el precio del crédito era de 13,28 euros; este año 'cotiza' a 18,37 euros, solo por debajo de Cataluña, Madrid, Castilla León, Comunidad Valenciana, Aragón y Navarra. Así, un alumno recién ingresado paga ahora 305,40 euros más que en el 2008.

El rector de la Universidad de La Rioja, Julio Rubio, apunta que, si el análisis se centra en la primera matrícula, tras la aplicación del 'Decreto Wert' «la subida ha sido razonable y comparable a lo que ha sucedido en otras universidades. Estamos en la media porque algunas universidades han incrementado muchísimo sus tasas», dice en referencia a Cataluña, Madrid, Castilla y León y Valencia, en donde los precios se han disparado más del 88% desde el 2008.

Bajas «significativas»

Ese 'efecto Wert' al que se refiere el rector implica, por un lado, una subida media de precios públicos en apenas un lustro del 36,59% (viciada por los desmesurados costes de Cataluña y Madrid) en el conjunto del país. En La Rioja el incremento de tasas entre el curso 2011/2012 (previo a la aprobación del decreto) y el actual ha sido del 29,82%, de 14,15 euros el crédito a los 18,37 actuales. Pero el gran problema son los precios que en La Rioja deben satisfacer los alumnos cuando suspenden una materia. Para Julio Rubio, rector de la UR, el aumento de las tasas y la reducción de las becas han creado «una tormenta perfecta» que tiene como resultado el abandono de un número «significativo» de alumnos en segundo y tercer curso, cuando lo habitual eran los abandonos en primero y por cuestiones fundamentalmente vocacionales.

Ese es el escenario que traza el informe 'Datos y Cifras del Sistema Universitario español' que anualmente publica el Ministerio de Educación y que viene a ratificar la Conferencia de Rectores de las Universidades Españolas (CRUE) en sus estudios periódicos que radiografían la universidad española. Unos y otros, en lo que a precios públicos se refiere, sitúan las tasas académicas de la UR en la horquilla alta del panorama nacional cuando el alumno se matricula por primera vez de una materia y las aúpa a puestos de liderazgo nacional en segundas y sucesivas matriculaciones.

660 euros por una asignatura

Y es que el 'Decreto Wert' obliga al alumno a pagar entre el 30 y el 40% de los costes en segunda matrícula; entre el 65 y el 75%, en tercera; y entre el 90 y el 100% a partir de la cuarta matrícula. Es ahí donde el Ejecutivo riojano sitúa la educación universitaria regional entre las más caras del país. Así, el alumno que suspenda una materia y tenga que matricularse por segunda vez deberá pagar una media de 36,72 euros por crédito, es decir, 220,32 euros, el 48 por ciento más que antes de la entrada en vigor del 'Decreto Wert'. Sólo en Cataluña, Madrid y Navarra las tasas son más elevadas. Lo mismo sucede en la cuarta matrícula. Antes de los cambios impulsados desde el Ministerio, una materia de seis créditos costaba en cuarta matrícula 183,40 euros; ahora el precio se dispara hasta los 660,96 euros tras un incremento del 195%. De nuevo sólo las universidades de Cataluña, Madrid y Navarra superan en precio a La Rioja.

«La universidad ha sido, históricamente, un ascensor social que ha permitido que padres que no estudiaron ofrecieran a sus hijos un título», reflexiona el rector de la UR, que cree que los aumentos de las tasas pueden acarrear «una reproducción de elites en la que solo irán a la universidad los hijos de los que ya fueron».

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate