La Rioja

Un segundo en el ecuador del sorteo

Celebración con champagne en Pinos Puente (Granada). :: efe
Celebración con champagne en Pinos Puente (Granada). :: efe
  • Pinos Puente, en Granada, fue la más afortunada al repartir 56 millones de premios entre los vecinos

  • Ochenta y cuatro administraciones tenían en sus oficinas algún número del segundo premio, que llegó a 214 localidades

Esta vez la suerte no fue con los madrugadores. Al menos en lo que se refiere a los grandes premios. El segundo de la lotería de Navidad se hizo esperar y salió pasado el ecuador del sorteo. Tras más de dos horas. Cuando el reloj marcaba las 11:21 horas en el Teatro Real de Madrid. El chocolate y los churros ya se habían acabado cuando los niños de San Ildefonso Nicol Chungara Pardo y Youssef Salhi entonaron el soniquete de 1.250.000 euros, que es lo que repartió el 04536 por cada serie, es decir, 125.000 euros por décimo. Un número de los llamados feos por bajito, aunque la ciencia y las matemáticas explican que tienen las mismas probabilidades en salir que los supuestos bonitos.

Como ha sido habitual durante el sorteo, el premio ha sido muy repartido. Ochenta y cuatro administraciones poseían alguno de los números, que llevaron la feclidad a 214 localidades de Granada, Valencia, Málaga, Valladolid, Madrid, Cádiz, Alicante, Vizcaya, Sevilla, Ávila, Barcelona, Ciudad Real, Jaén, Tarragona, Valencia, Santa Cruz de Tenerife, León, Badajoz, Córdoba, La Coruña, Guadalajara, Murcia, Alicante, Gerona, Huelva, Álava, Albacete, Almería, Asturias, Baleares, Burgos, Cáceres, Castellón, Cuenca, Las Palmas, Burgos, Lérida, Lugo, Navarra, Orense, Salamanca, Segovia, Zaragoza.

Andalucía es la comunidad autónoma en la que se han vendidos más billetes de este número, siendo Pinos Puente (Granada), localidad de poco más de 12.000 habitantes y una alta tasa de desempleo, la más afortunada al haber vendido 45 series, lo que supone unos 56 millones de euros. Decenas de personas se acercaron hasta la Administración número 1 del municipio granadino, en la calle Real, antes de que terminara el sorteo. Y no eran menos los que haciendo sonar los cláxones, tocando las palmas a ritmo de flamenco y derramando el champán u otros licores por las aceras daban muestra de la alegría que el 22 de diciembre había llevado a los pineros. «Es la primera vez que me toca algo», celebraba entre lágrimas Modesto Porras, un jubilado de 60 años que compró el décimo a través del Partido Comunista de Pinos Puentes, que ya lo tenía todo vendido en octubre. Se acercó hasta la Administración, abierta desde 1996 y que jamás había repartido tanta suerte. Los números han sido vendidos indistintamente por ventanilla, máquina o terminal, y repartidos por varios puntos de la geografía española. Adela, una vecina de Cádiz, asegura que invertirá el dinero en montar un negocio para su hijo y evitar que se marche a trabajar fuera de la ciudad.

Alonso Céspedes, un comercial de Almendralejo (Extremadura) que cada año compra para su grupo de amigos décimos de alguna parte a la que tiene que viajar, hizo de particular Papa Noel al repartir 3.750.000 euros tras comprar 30 décimos. Los hay que cumplirán sus sueños y otros que ya lo han hecho, como es el caso de un joven de 24 años desempleado de Murcia, que hace días soñó con el 04536 y se acercó a pedir el número a la administración número 30 de la calle Pina de Murcia, conocida como El León. Silvia Espinosa, empleada del establecimiento recordó con alegría la anécdota. «Estábamos esperando repartir un premio de Navidad, sabíamos que algún día tenía que pasar y por fin ha pasado», comentó. También hay a quien la suerte no le abandona.

En la localidad sevillana de La Puebla de Cazalla volvieron a llover millones después de haber repartido 72 millones el año pasado. O quienes están predestinados a repartir millones, como El Café de La Suerte, ubicado en León, que aparte de cafés, vinos y alguna que otra tapa, también trajo fortuna a los que compraron los cinco décimos que distribuyeron en el local. Los afortunados pudieron ir a cobrar desde ayer mismo el premio. Pero que no se confíen con tanta celebración, porque tienen un plazo de tres meses hasta esa fecha (22 de marzo) para cobrarlo. Todo el dinero que no sea reclamado hasta esa fecha se lo embolsará Hacienda, que como siempre, es la gran beneficiada del sorteo.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate