La Rioja

«Este número no toca ni de broma», dijo uno de los agraciados

A última hora de ayer, un vecino de la localidad grancanaria de Artenara acudió a la administración de lotería ubicada en la avenida Alcalde Manuel Luján a llevar a su amigo Antonio, el propietario, una cesta de setas de regalo. Eran las siete o siete y media de la tarde, recuerda Antonio por teléfono a este periódico, que explica que le dijo: «Anda, dame un décimo que no he comprado ninguno». Al ver la cifra 59444, la que la máquina expendedora le ofreció, le dijo a su amigo: «Este número no toca ni de broma». No fue el único al que no le gustó que las tres últimas cifras acabaran en cuatro. La madre del propietario de la administración de la localidad balear de Can Picafort se quedó con el único décimo vendido porque un cliente lo rechazó. Ahora lo celebra emocionada.