La Rioja
Lola, con un cubreorejas elaborado por Karina Rincón. ::
Lola, con un cubreorejas elaborado por Karina Rincón. ::

«Las redes sociales son fundamentales a la hora de posicionar una marca como la mía»

  • Karina Rincón Responsable de Kucoo

  • Esta diseñadora gráfica ha trasladado su pasión por los animales a un nuevo proyecto empresarial en solitario

La vida profesional de Karina Rincón cambió en el momento en el que conoció a Lola, su perra. Esta venezolana de nacimiento es diseñadora gráfica de formación y siempre había trabajado por cuenta ajena, pero cuando se hizo con Lola descubrió que los canes tenían necesidades en cuanto a accesorios que no estaban cubiertas y, poco a poco, fue configurando un nuevo proyecto empresarial que lleva por nombre Kucoo.

Hasta ese momento, la venezolana, que lleva alrededor de quince años viviendo en Logroño, no se había propuesto emprender. «Pero, de repente, tuvo un perro a mi cargo», explica. «Lola era un cachorro muy inquieto y descubrí una necesidad, ya que los cierres de los collares, que eran de plástico, se rompían con mucha facilidad y el perro se quedaba libre», añade. «Eso, por una parte, es peligroso y, por otra, está penado», finaliza su explicación.

Ante la dificultad para hallar collares con otro tipo de enganches, Rincón se planteó la posibilidad de hacerlos ella misma. «Como sé coser, busqué los cierres metálicos y, aunque me costó, finalmente los encontré por Internet», expone. «Le hice varios collares a Lola con tela de vaquero y vi que a la gente le gustaban mucho», apostilla. Y ahí se inició el proyecto.

Rincón intentó ponerlos a la venta en alguna tienda, pero lo desechó y optó por establecerse en Internet. «Encontré un portal llamado DaWanda que está dedicado a artesanos y allí abrí mi propia tienda», recuerda. «No tenía demasiadas expectativas, pero cuando llegó la crisis, la empresa en la que trabajaba cerró y me quedé en el paro», relata. Ese hecho provocó que la venezolana empezara a trabajar como freelance, comenzara a dedicarle más tiempo a su proyecto y registrara su propia marca: Kucoo.

La emprendedora fue, poco a poco, dando pasos en ese nueva aventura hasta que en el 2013 aceptaron su propuesta para participar en un curso de creación de empresas de EmprendeRioja, así como en el Open Mercado del Museo Würth. «Fueron dos señales de que 'Kucoo' no sólo era una buena idea en mi cabeza sino que la gente de fuera también lo veía así», reconoce Rincón.

Sin prisa pero sin pausa, Rincón fue recorriendo un camino en el que la diseñadora gráfica reconoce la importancia de las redes sociales. «Resultan fundamentales para posicionar una marca como la mía y me han permitido llegar a un público que en otros tiempos hubiera sido imposible alcanzar», asegura esta emprendedora que este año ha encontrado un nuevo impulso a su proyecto. «Recibí un correo electrónico en el que desde Amazon me decían que estarían encantados de que Kucoo pudiera pasar a formar parte de un nuevo portal que iban a abrir dedicado, como DaWanda, a artesanos», explica. Rincón aceptó y ahora ofrece sus productos en ese portal. «Ahora estoy en ese punto en el que estoy convencida de que quiero seguir adelante con Kucoo», sentencia.

La propia experiencia y el hecho de ir poco a poco elaborando su proyecto han hecho que Rincón pudiera comprobar que existe un mercado para vender sus productos. «La marca nació para cubrir una necesidad propia y he descubierto que los dueños de perros somos un público un poco olvidado dentro de las líneas comerciales», considera. «Echo de menos camisetas para los amantes de los animales y también quiero que los accesorios de mi perro sean, además de funcionales, bonitos», dice.

Ahora Rincón no oferta solo collares con cierres metálicos, sino que cuenta con una amplia gama de productos. «Hago collares, correas, arneses, cubreorejas...», enumera. «Escucho también mucho las necesidades de mis clientes», añade esta emprendedora venezolana, que confecciona de igual manera fundas para las cartillas veterinarias, además de tener en mente futuras líneas de expansión para su empresa. «Tengo la idea de desarrollar una línea de complementos para humanos con mensajes relacionados con nuestro vínculo con los animales y otra con mensajes positivos para motivarnos en los días malos», resalta.

Rincón define este proyecto como «gratificante» en el ámbito del emprendimiento y espera poder seguir dedicándose a él en el futuro. «Yo creo que es algo que puede seguir evolucionando y creciendo», concluye.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate