La Rioja

La Rioja encadena en el 2016 el mejor año en afluencia de turistas de su historia

El interior del monasterio de Yuso durante una visita.
El interior del monasterio de Yuso durante una visita. / DÍAZ URIEL
  • La no apertura de Valdezcaray al esquí y un puente de diciembre demasiado largo lastran las perspectivas de un ejercicio que aún así podría acabar en récord

La Rioja lleva el mejor año en cuanto a afluencia de turistas desde que se tienen registros y, a expensas de lo que suceda en este puente y en las navidades, podría cerrar un 2016 de récord. Entre los pasados meses de enero y octubre (últimas cifras disponibles), se alojaron en los diversos establecimientos turísticos un total de 683.460 visitantes (499.700 en hoteles y 183.760 en el resto de alojamientos turísticos), frente a los 677.324 del mismo periodo del 2015. Esto es, un 0,91% más.

En el intervalo citado, pero del 2010, la comunidad recibió a 590.424 turistas y fueron 588.524 en el 2006, según los datos facilitados por la Dirección General de Cultura y Turismo a partir del INE. En el año 1999, en ese mismo periodo, no se llegó a los 400.000. El responsable del área, Eduardo Rodríguez Osés, destaca que «estamos marcando datos históricos» y los circunscribe tanto al número total de viajeros como a las pernoctaciones. Éstas alcanzaron la cifra de 1.384.087 (880.237 hoteleras y 503.850 extrahoteleras) entre los pasados enero y octubre de este año, un 5,12% más que en el 2015, cuando supusieron 1.316.713 noches y a distancia de las 1.163.603 del 2006.

Pesa sobre estas buenas cifras que Valdezcaray permanezca cerrado aún para uso deportivo y que la larga duración de este macropuente no beneficie a la región, ya que normalmente se elige como destino de tres o cuatro días. En función de lo que ocurra en las próximas semanas, La Rioja podría rebasar el 'techo' de 780.962 turistas que contabilizó el pasado año. Hasta octubre recibió 683.460. De este total, sólo 134.891 tenían su residencia en el extranjero. O lo que es lo mismo, el turismo internacional representa únicamente el 19,7%. «Tenemos un margen de crecimiento importante», observa Rodríguez Osés.

El director general de Cultura y Turismo expone dos líneas de acción para elevar las pernoctaciones y tirar al alza del número de viajeros foráneos. Respecto de lo primero, señala que nuestra región se asocia con «el concepto de escapadas de corta duración», por lo que para retener más noches al turista «debemos sofisticar la experiencia», ofreciéndole rutas con más paradas en nuestro territorio o incluso adentrándose en el de los vecinos, caso de Rioja Alavesa y Navarra.

«Estamos trabajando de cara a emprender estrategias para que cada vez más turoperadores integren a La Rioja entre sus destinos apetecibles y cuenten con circuitos», indica. En el mismo sentido, afirma que tratan también de fraguar acuerdos con operadores turísticos para acercar a los extranjeros que arriban en ferries o cruceros al puerto de Bilbao.

Pocas pernoctaciones

Aunque resta mucho trabajo por hacer, el presidente de la Asociación Riojana de Hoteles (de la FER), Demetrio Domínguez, admite que «el 2016 está resultando algo mejor que el 2015» en su sector. Apoya su afirmación en un puñado de datos, como que la región se anota durante este ejercicio una ocupación media del 52% (algo más en Logroño), que sube al 69% los fines de semana. El pasado año este porcentaje se mantenía en el 45,7% y en el 43% en el 2014.

No obstante, reseña que el talón de aquiles del turismo en La Rioja son las pernoctaciones. «Debemos alcanzar las dos noches por viajero para sacarle rentabilidad a los establecimientos». En este ámbito se avanza, pero despacio. El pasado octubre la estancia media se situó en 1,85 noches, frente a las 1,77 del 2015. Para incrementar este índice, Domínguez aboga por «crear calendarios culturales, sociales y deportivos que no se solapen en las distintas comarcas riojanas».

Un destino de 'puentes'

La Rioja constituye un destino eminentemente de 'puentes'. El inmediato, el de la Constitución y la Inmaculada, deja una sensación desigual al máximo responsable de los hoteles riojanos. Dado que las citadas festividades caen en martes y jueves, advierte de que hay que analizar en dos tramos las perspectivas para este periodo. «La segunda parte (entre los días 8 y 11) se comportará mejor con ocupaciones de entre el 80 y el 90% en Logroño y el 60-70% a nivel regional; mientras que hasta mañana, día 6, esperamos superar el 50%».

«Al tratarse de tantos días, la gente diversifica o se va a destinos más lejanos de frío (nieve) o calor (playas)», razona. Y completa con que tampoco constituirá una buena época para que el viajero internacional -que representa el 15%- realice sus reservas, dado que «la inmensa mayoría acude por trabajo en las bodegas, la industria agroalimentaria o el calzado» y muchas empresas cerrarán esta semana.

El macropuente de diciembre ha descolocado también a los propietarios de casas rurales. «Estábamos acostumbrados a tener un 'superávit' de llamadas en los puentes, pero el número para éste ha sido muy bajo. Estamos recibiendo más para Navidad y Nochevieja», constata el presidente de Ascarioja, Joaquín Sanz.

Sanz achaca a su vez a lo prolongado de este periodo de asueto, que permite juntar una semana para salir al exterior, la razón de esta bajada en un 2016 por lo demás «muy bueno» y que en agosto «recuperó los niveles de ocupación del 2011, en torno al 38%.

El presidente de Hostelería Riojana, Francisco Martínez-Bergés, pone igualmente el foco en la concatenación de jornadas festivas que se pueden reunir. «El día a día no va a ser tan bueno porque muchos de nuestros clientes se marchan; así que tendremos que tirar con los que vengan de fuera», vaticina.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate