La Rioja

C's juzga roto el pacto en Villamediana con el PP y se abre a explorar alternativas con la oposición

C's juzga roto el pacto en Villamediana con el PP y se abre a explorar alternativas con la oposición
  • Los populares insisten en que no hay motivos para apartar a los cuatro ediles investigados, mientras Ciudadanos mantiene que «todo está abierto» sobre el futuro del Ayuntamiento

La escalada de tensión entre Ciudadanos y el PP en Villamediana a cuenta del pacto de investidura que mantienen en la localidad alcanzó ayer un punto álgido. Después de que un día antes el portavoz de C's en la localidad exigiera la dimisión «inmediata» de los cuatro concejales populares señalados como investigados por un presunto delito de prevaricación tras votar a favor del PGM en el 2013, y el alcalde, Rubén Gutiérrez, se negara a ello aduciendo que no han sido citados por la justicia y la resolución está pendiente de recurso, la formación naranja ha dado por roto el acuerdo.

El responsable de Ciudadanos en Villamediana, Modesto Fernández, anunció ayer un nuevo paso en el camino emprendido por su formación tras el auto que ordena investigar por un posible delito urbanístico las 69 parcelas incluidas en el 'Sector diseminado 1, 2, 3, 4 y 5' donde se emplaza el chalé que posee el exjefe del Ejecutivo de La Rioja y actual vicepresidente primero del Senado, Pedro Sanz. Se trata del inicio de conversaciones con el resto de la oposición con un objetivo: explorar futuras alternativas para el gobierno municipal. Fernández se mostró en este punto renuente a confirmar cómo y cuándo se materializará esta opción. «Todo está abierto», se limitó a reflexionar en relación a un abanico que abarcaría desde una moción de confianza a una virtual moción de censura.

Los contactos entre los concejales de C's (dos), PSOE (tres), Izquierda Unida (dos) y Partido Riojano (uno) aún no tienen fecha formal de inicio, si bien Fernández remitió a la conclusión del pleno que se celebró ayer mismo para entablar las conversaciones preliminares. Será, según reconoció el dirigente de Ciudadanos, de un proceso prolijo -como demostraron las negociaciones desarrolladas en septiembre del año pasado para forzar la dimisión del exalcalde, Tomás Santolaya, y que se abortaron con su marcha del cargo- pero que, en cualquier caso, no tienen marcha atrás si el PP sigue renuente a apartar a los concejales señalados por la Justicia.

Llamada telefónica

La decisión de Rubén Gutiérrez de no aceptar la exigencia de C's no cogió por sorpresa a Fernández, que previamente a comparecer ante la prensa para fijar su posición trasladó telefónicamente al actual alcalde y concejal de Festejos en la anterior legislatura sus intenciones. «Ya me adelantó que entendía que el pacto seguía vigente», explica el edil de Ciudadanos para apuntalar el carácter de urgencia -«inmediatamente significa inmediatamente», dejó como titular ante los medios de comunicación- de la petición de apartar a los implicados. Una interpretación muy alejada del partido que permitió que el PP mantuviera la Alcaldía. «Llueve sobre mojado respecto al urbanismo en Villamediana y, además, el acuerdo de investidura es muy claro», reiteró Modesto Fernández remitiendo de nuevo al punto 3 del apartado relativo a trasparencia y regeneración democrática que compromete a las partes a la «separación inmediata de todo cargo público imputado por corrupción (...) hasta la resolución del proceso judicial».

A falta de conocer cómo discurrirá el futuro inmediato del gobierno local en Villamediana, queda también en el aire qué decisión adoptará el PP en relación a la otra petición formulada por C's: la renuncia de Pedro Sanz. La delegada territorial, María Luisa Alonso, fue la encargada de argumentarlo un día atrás en la sede regional del partido. «Aunque no está todavía investigado y no cabe por lo tanto apelar al acuerdo de investidura, por ética y responsabilidad política no debería esperar a dimitir», expuso horas antes de que, desde Madrid, el aludido defendiera la legalidad de su chalé y vaticinara que el caso quedará en nada jurídicamente.

Lo que a día de hoy parece indemne a la polémica sobre el acuerdo local en Villamediana es el que ambos partidos mantienen a nivel regional. Los responsables de C's subrayaron la delimitación entre ambas esferas, si bien el portavoz del Grupo Parlamentario abundó en la gravedad del caso. «Ya no es un atestado de la Guardia Civil ni un informe, sino el auto de una juez que dice que se han podido cometer delitos urbanísticos», declaró Diego Ubis para separar «los tiempos judiciales de los tiempos políticos».