La Rioja

Las víctimas piden 85 años para el autor confeso de 5 apuñalamientos en Lérida

Ruiz Vidal, de azul, durante un juicio celebrado en junio del 2015 en los juzgados de Logroño. :: juan marín
Ruiz Vidal, de azul, durante un juicio celebrado en junio del 2015 en los juzgados de Logroño. :: juan marín
  • La acusación particular también eleva hasta los 215.000 euros la petición de indemnización en concepto de responsabilidad civil

A expensas de que la Audiencia Provincial de Lérida fije fecha para la celebración del juicio contra el joven logroñés Alejandro Ruiz Vidal, acusado de apuñalar a cinco personas en las calles de la capital ilerdense y de prender fuego al apartamento en el que residía, las acusaciones particulares de las víctimas han presentado sus escritos de acusación en los que elevan ligeramente tanto la pena a imponer al estudiante de medicina como la indemnización a satisfacer a las víctimas.

El escrito de acusación al que ha tenido acceso Diario LA RIOJA mantiene la imputación de un delito de incendio, por el que solicita seis años de prisión, cinco de asesinato en grado de tentativa (por la que piden 14 años y 11 meses de cárcel) y uno más de lesiones (por el que demandan otros cinco años de reclusión). Con idéntico relato de hechos que el Ministerio Fiscal, las víctimas solicitan un total de 85 años y 7 meses de cárcel (el fiscal pedía 81 años) y mantienen las agravantes de reincidencia y de cometer el delito por motivos racistas.

Por otro lado, y en lo que se refiere a las indemnizaciones en concepto de responsabilidad civil, los letrados de las víctimas solicitan un total de 215.190,06 euros, también ligeramente superior a la petición del Ministerio Público al elevar la cantidad a abonar al hijo de una de las víctimas, de 7 años de edad, que vio como Ruiz Vidal asestaba dos puñaladas en la escápula a su madre.

Además, y al igual que hace la Fiscalía, el escrito de acusación presentado por el letrado Xavier Prats i Juan mantiene la petición de que Ruiz Vidal no se pueda acercar a las víctimas durante los 10 años siguientes a finalizar la pena de prisión y la prohibición de residir en la ciudad de Lérida.