La Rioja

La reserva de la solidaridad

vídeo

Francisco Lozano contempla, ayer, el aspecto del almacén del Banco de Alimentos. :: / Juan Marín

  • La organización benéfica comienza a clasificar los productos donados durante el pasado fin de semana confiando en superar las 215 toneladas

  • 'La gran recogida' llena de nuevo las estanterías del Banco de Alimentos

Cuando uno accede a la nave que el Banco de Alimentos tiene en la carretera de Laguardia, junto a la rotonda del cuarto puente, la solidaridad abruma. «Y no está todo. Hoy empieza a llegar lo de Santo Domingo», apunta Francisco Lozano, el responsable de un almacén que da la impresión de que se quedará pequeño para albergar los más de 215.000 kilos de alimentos fruto de 'la gran recogida' del pasado fin de semana.

«Las encuestas a pie de urna -bromea el presidente de la entidad en La Rioja, José Manuel Pascual- dicen que hemos recogido 190.470 kilos, pero confiamos en superar los 215.000 kilos que nos habíamos puesto como objetivo». El 'menú', aunque variado, repite los excesos de siempre, dice Lozano: «Mucha pasta y arroz, menos aceite, que no pasa nada porque sea de girasol, y poca harina y poco azúcar...».

La actividad en la nave del Banco de Alimentos es ya incesante... pero lo más duro está por llegar. Las estanterías están repletas de inmensas cajas blancas en las que descansa la generosidad de los riojanos en forma de galletas, agua, harina, pasta, leche, aceite... «A partir del día 12 estaremos aquí más de 50 o 60 personas seleccionando y clasificando todos los alimentos que nos han ido llegando», explica Lozano mientras contempla las grandes filas de paquetes de leche. «Es lo más urgente de repartir porque las fechas de caducidad de estos 60 palets no son demasiado prolongadas», explica antes de señalar las dos estanterías, a medio llenar, que hasta este lunes constituían las reservas del Banco de Alimentos de La Rioja.

Ahora, augura el presidente de la entidad, las reservas durarán, aproximadamente, unos seis meses: «'La gran recogida' es para nosotros un pulmón importante y tenemos que agradecer el trabajo de voluntarios y colaboradores», dice. Medio año en el que irán cubriendo las necesidades las diferentes entidades que reparten alimentos a los más necesitados (el Banco de Alimentos no entrega directamente comida alguna a particulares). «El año pasado atendimos, aproximadamente, a unas 15.000 personas a través de 130 entidades», explica Pascual recordando que la situación sigue siendo muy grave, pero menos que hace un par de ejercicios cuando fueron unas 19.000 personas las que pudieron alimentarse gracias a ellos.

El trabajo logístico que coordina desde el almacén Francisco Lozano va más allá del mero almacenaje. «Hacemos intercambios entre diferentes Bancos de Alimentos gracias a Azkar, recibimos donaciones de empresas...».