La Rioja

Mejoras sí... pero no las suficientes

La nacional N 232 a su paso por Rincón de Soto, uno de los puntos conflictivos de la vía.
La nacional N 232 a su paso por Rincón de Soto, uno de los puntos conflictivos de la vía.
  • El tramo de Alfaro a Calahorra es uno de los más peligrosos de la N-232 en La Rioja

  • La carretera ha mejorado mucho en los últimos años con enlaces a doble altura, pero por el gran flujo que soporta sigue siendo muy peligrosa

Entre Alfaro y Calahorra se encuentra uno de los tramos más conflictivos de la N-232 a su paso por La Rioja. No hay año que los riojabajeños no tengan que lamentar algún accidente mortal en esos poco más de 23 kilómetros. Este 2016 ya se han contabilizado varios accidentes graves. Entre tanto, los riojanos de municipios como Rincón de Soto y Aldeanueva de Ebro tienen que coger la nacional casi a diario para acudir a cualquier gestión en localidades más grandes como Alfaro o Calahorra.

además

  • Clamando por una autovía

  • VídeoDebate a cuatro: presente y futuro de la N-232

El principal problema es la gran cantidad de flujo que soporta la vía. Eso, al menos, entiende el alcalde de Rincón de Soto, Carlos Paul. «Con la crisis vimos una disminución de los accidentes porque el tráfico en la nacional era menor, al menos el tráfico pesado». Argumenta su tesis al recordar la situación de los fines de semana. «No hay ni comparación», explica. Él es un asiduo a la nacional. «La utilizo prácticamente todos los días en sentido hacia Logroño o hacia Zaragoza» y considera que ese hábito es otro de los problemas: «Nos hemos familiarizado tanto con ella, al usarla todos los días, que no somos conscientes del peligro que supone circular».

A lo que no se acostumbran los rinconeros es a los accidentes mortales que han visto. En este sentido, existe una calle de la localidad que discurre en paralelo a la nacional. Desde allí han sido testigos de más de un accidente. «Es horroroso cuando nos toca tan cerca y ya han sido varios siniestros..., no sabes cómo actuar», explica un vecino de la zona.

El alcalde no olvida cómo estaba la nacional hace apenas quince años. «La salida de Rincón de Soto era terrorífica antes de poner el puente y las rotondas», recuerda. Para él, la mejor solución es el desdoblamiento pero es consciente de que a corto plazo es algo imposible así que apuesta por «ventajas económicas para que los camiones utilicen la autopista, como sucede en Navarra».

Por su parte, el alcalde de Aldeanueva de Ebro, Ángel Fernández, señala que ha visto muchos cambios en la nacional en los años que lleva en el consistorio aldeano. Recuerda como uno de los días más importantes cuando se inauguró la entrada de la nacional a Aldeanueva de Ebro. «Fue una apuesta por la seguridad porque, aunque no habíamos tenido ningún accidente mortal, es verdad que había muchos graves al cabo del año», apunta.

Fernández no puede evitar enfadarse al hablar de la carretera. «He visto varios proyectos de desdoblamiento..., nos prometen, pero luego, nada de nada». Piensa en la gente de su municipio, que tiene que coger prácticamente todos los días la nacional, para realizar cualquier tipo de gestión. «Ir al médico, a Hacienda... para ir a la autopista tenemos que coger antes la nacional para llegar a Calahorra», explica. Tampoco olvida a los vecinos de municipios cercanos que trabajan en Aldeanueva de Ebro.

Para el alcalde, es primordial el desdoblamiento. «Navarra tiene una red de carreteras desdobladas pero nosotros no». También ve como buena opción la liberación de la AP-68. «Aunque ya tenía que estar liberada o, si se tiene previsto hacerlo poco a poco, se debería ir trabajando en la creación de enlaces para los municipios que no los tienen».

Ángel Fernández no olvida que la liberación de la autopista estuvo en manos del Gobierno regional. «Pero después de dar una prórroga volvieron a sacar mayoría..., ahora toca volver a esperar», cuenta. «Llevamos años con el mismo debate: liberación o desdoblamiento y no se hace ni una cosa ni otra; si no hay un duro que lo digan y entonces sabremos a que atenernos», continúa. Mientras tanto la carretera nacional 232 sigue vertebrando, pero peligrosamente, la Comunidad riojana.