La Rioja

Policía y Guardia Civil dan protección en La Rioja a 52 mujeres víctimas de maltrato

Un agente de Policía Nacional escolta a dos mujeres víctimas de violencia de género. :: d.v.
Un agente de Policía Nacional escolta a dos mujeres víctimas de violencia de género. :: d.v.
  • El teléfono 016 contra la violencia de género ha recibido este año 300 llamadas desde la región alertando de casos de violencia

En La Rioja, la última víctima mortal por violencia de género fue Vanesa Ávila, la agente de la Policía Nacional asesinada por su expareja, Borja Morillo, condenado a 15 años de prisión. Fue el 30 de noviembre del 2009. La lista negra de la violencia machista en la región no ha sumado más muertes, pero la violencia contra la mujer sigue siendo una realidad cotidiana. En La Rioja, más de medio centenar de mujeres están en estrecho contacto con los Cuerpos y Fuerzas de Seguridad del Estado. Son víctimas de la violencia sexista con un riesgo medio y alto de sufrir nuevos episodios de agresión. Ellas, junto a otras 298 mujeres con riesgo 'no apreciado' o bajo, son el rostro de la violencia machista en la comunidad, protagonista en más de 280 juicios rápidos en el Juzgado de Violencia contra la Mujer, en 343 asuntos llegados al Palacio de Justicia y en las 240 medidas de protección.

Esa sería la fría estadística de una realidad que no entiende de edades, en la que los hijos han sido durante mucho tiempo víctimas olvidadas y que este año se ha cobrado 39 vidas (otros ocho casos están en investigación) en España. Frente a esta lacra, instituciones, asociaciones e infinidad de organizaciones tratan de aportar su particular granito de arena. El sistema de protección, dice el juez de Violencia contra la Mujer, Luis Miguel Rodríguez, está «mejor engrasado» y funciona mejor. Ese engranaje arrancaría con el teléfono 016, el primer paso para decir 'basta' a la violencia. A ello, y siempre con la Ley Integral contra la Violencia de Género como telón de fondo, se suman los recursos y programas de las instituciones: pisos de acogida urgente, de permanencia prolongada, programas educativos, atención integral, acompañamientos... Una máxima compartida por todos los actores de esta batalla es la necesidad de hacer hincapié en la educación. El último paso lo ha dado el Grupo 9 de Universidades (G9), al que pertenece la UR, que se ha comprometido a seguir denunciando y afrontando las desigualdades que persisten en la sociedad y demandando y promoviendo acciones encaminadas a erradicar cualquier tipo de violencia hacia las mujeres.

016, el primer paso

300 llamadas desde La Rioja

El teléfono 016, gratuito y que no deja rastro ni en la factura ni el registro de llamadas, suele ser en muchas ocasiones el primer paso. Las estadísticas de la Delegación del Gobierno para la Violencia de Género apuntan que al cierre de los tres primeros trimestres del año, ha habido 300 llamadas procedentes de La Rioja. En 202 la persona que llamó fue una usuaria directa, 86 las realizaron familiares o allegados y en 11 ocasiones alertaron terceras personas.

Las denuncias

387 atenciones en la Oficina de Atención a la Víctima

Bárbara Romo, de la Oficina de Atención a la Víctima, apunta que hasta el 31 de octubre se habían atendido un total de 387 denuncias de violencia de género, de las que 8 de ellas fueron de menores de 17 años. «El perfil de las víctimas está muy localizado entre los 25 y los 39 años», explica, al tiempo que recuerda que «hay una cifra negra alta pero difícil de detectar. La única manera sería a través de encuestas de victimización, pero es algo complicado», asume.

Las medidas de protección

53 alejamientos y 49 prohibiciones de comunicarse

El presidente del Tribunal Superior de Justicia de La Rioja, Ignacio Espinosa, es claro: «La violencia de género es un tema fundamental». Destaca los avances de la Ley Integral y augura una próxima 'centralización' en Logroño de todos los asuntos de violencia de género para aprovechar la especialización del área que dirige Luis Miguel Rodríguez. Durante este año ya ha celebrado más de 280 juicios rápidos, «el 20 o el 30% más que durante el año pasado», dice Rodríguez. «Es un juzgado que está de guardia todos los días del año», destaca Espinosa, quien considera esencial la rapidez con que se activan todos los protocolos y servicios judiciales: «No puede ser de otra manera», dice recordando que junto a un juez especialista «existe una fiscal especializada en violencia de género».

El apoyo a la víctima

Tres pisos seguros para mujeres víctimas de violencia

En ese primer momento en el que la víctima planta cara y dice basta a su situación de maltrato juegan un papel esencial los diferentes programas institucionales que en La Rioja articula la Consejería de Políticas Sociales, Familia, Igualdad y Justicia. Uno de ellos es la Red de Alojamiento para Mujeres, que atiende a víctimas de violencia de género en riesgo de exclusión social y que cuenta con tres viviendas, «serán cuatro en enero tras la donación de un inmueble para que se dedique a este programa», apunta la directora general de Servicios Sociales, Carmen Corral. «Una de las viviendas es para situaciones urgentes, para ese primer momento en que la víctima ha salido de su vivienda, otra es de larga estancia y hay una tercera para jóvenes gestantes», explica Corral, que apunta que durante el año pasado 22 mujeres y 16 niños residieron en la vivienda de emergencia, 18 mujeres y 17 menores en la de larga estancia y 6 gestantes y 6 niños en el tercer inmueble.

Esa red de alojamientos la gestiona Cruz Roja y una de sus trabajadoras sociales apunta que «se ofrece una intervención integral a las víctimas». «Son mujeres que salen de forma precipitada de su vivienda con sus hijos y no tiene claro su futuro. Nuestro trabajo es apoyarles en la toma de decisiones, en el proceso de denuncia, en el reconocimiento de la situación...». Esos recursos, además, prestan «una intervención orientada a nivel psicológico, apoyo emocional individual y también se trabaja con los menores, que son víctimas directas de la violencia familiar».

Corral, hace hincapié en los programas de atención integral a menores víctimas de violencia, el de hombres con riesgo de violencia de género y el de 'Buenos Tratos', centrado en la educación. Pero la red de recursos es extremadamente amplia: centro asesor de la mujer, servicio de acogida para mujeres víctimas de violencia de género, oficinas de asistencia a la víctima, servicio de atención psicológica inmediata, dispositivos electrónicos de seguridad, asistencia letrada, programa de empresas solidarias para la inclusión socio laboral, talleres de autonomía de vida, programa para superar la dependencia emocional, puntos de encuentro familiar y red vecinal de apoyo a las víctimas de la Federación de Asociaciones de Vecinos, la Asociación de Familias y Mujeres del Medio Rural.

El control policial

52 mujeres con medidas de protección policial

Determinar el nivel de riesgo de la víctima, la posibilidad de que su agresor vuelva a intentar atacarla, es, junto a las medidas judiciales, una de las piezas esenciales para que la víctima intente rehacer su vida. Sin casos de riesgo extremo (que implican una protección policial permanente), en La Rioja hay cinco catalogados como de riesgo alto y otros 47 de riesgo medio. Los dos implican, entre otras medidas, vigilancia policial: frecuente y aleatoria de la vivienda y el lugar de trabajo de la víctima y del centro escolar de sus hijos en los primeros, y ocasional en los segundos. Cuando el riesgo es bajo (132), las medidas previstas pasan por facilitar a la víctima números de contacto permanente y se realizan contactos telefónicos esporádicos con la víctima.

La cifra negra

39 mujeres han sido asesinadas

Pese a protocolos, programas, medidas y controles policiales, 39 mujeres han sido asesinadas este año por su pareja, expareja o cuando estaban en trámites de separación. 16 de ellas tenían alguna medida de protección.