La Rioja

Una borrasca viste la región de gris y blanco

1
1
  • La nieve cuajó en las localidades de la sierra y la lluvia persistió en el valle

  • Once alumnos de la escuela de Ortigosa no pudieron acudir a clase en autobús escolar y Piqueras estuvo cerrado para los camiones hasta el mediodía

logroño. Una borrasca tiñó ayer La Rioja de gris o blanco, según las cotas. La región vivió una jornada muy desapacible con lluvias persistentes en el valle y nieve generalizada en toda la sierra.

A principios de este mes, las cumbres de los Cameros se quedaron en blanco, pero no fue hasta ayer cuando la nieve hizo acto de presencia y cuajó en los cascos urbanos de Laguna de Cameros, Villoslada o Nieva, entre otras localidades. «El pueblo está precioso. Parece una postal», comentaba Mari Carmen Sáenz, quien a primera hora de la mañana se asomaba a la ventana de su casa en Villoslada para admirar cómo un manto de diez centímetros de espesor cubría las calles. «Hacía mucha falta porque el Iregua, en vez de río parecía un regato», indicaba esta vecina.

El blanco inmaculado que envolvía los municipios de la sierra constituyó la parte más amable de una jornada típicamente invernal, que se coló en los últimos coletazos de un noviembre hasta ahora bastante benigno. La peor parte, como siempre, se localizó en las carreteras. Hasta el mediodía, el puerto de Piqueras permaneció cerrado para camiones y también se recomendaba a los vehículos colocar cadenas. De igual modo, había que circular con precaución por la LR-115 entre Arnedillo y Enciso y en la LR-283 entre Villarroya y Grávalos por la presencia de nieve en la calzada. Por este mismo motivo, se suspendió la ruta escolar que lleva a 11 escolares a la escuela de Ortigosa de Cameros. El Gobierno de La Rioja movilizó nueve equipos para combatir las incidencias por nieve y hielo en las vías regionales. La Guardia Civil realizó varias intervenciones para ayudar a conductores cuyos vehículos se habían quedado atascados en diversos puntos de Cameros.

En la escuela de Viniegra de Abajo, los alumnos veían la nieve caer detrás del cristal. «Aquí no ha cuajado mucho, lo ha hecho más en la zona de Anguiano, donde había algún problema en la carretera», atestiguó la maestra, Sara Urbín. En el alto de San Antón el tráfico era lento, informó Pablo José Pérez.

Desde Laguna de Cameros, María José González, señaló que en el Camero Viejo la borrasca había descargado con más fuerza «de Terroba hacia abajo». A mediodía, en Laguna había «cinco centímetros de nieve en las calles, pero no hace frío ni viento». Una primera aproximación al invierno, ya que «no era normal el tiempo que había hecho hasta ahora».

Las temperaturas mínimas ayer no se desplomaron hasta valores excesivamente gélidos. La mínima de la región la anotó la estación situada en el Moncalvillo (-2,4 grados), seguida de la de Urbaña (-1,7 grados) y Santa Marina (-0,8 grados). La máxima la marcó Calahorra (7,7 grados). Le siguieron Alfaro (7,2) y Arnedo (7,1). Logroño no rebasó los 6,5 grados, Haro llegó a los 6,1 grados, Nájera a 5,8 y el mercurio en Santo Domingo no pasó de los 3,8.

Intensas precipitaciones

El valle del Ebro vivió la jornada pasado por agua. Llovió de forma tan intensa y continuada que el Ayuntamiento de Logroño tuvo que suspender los entrenamientos en el campo de Prado Viejo, ya que la instalación presentaba problemas de encharcamiento. Al cierre de esta edición, en Logroño se había recogido una precipitación acumulada de 32,7 litros por metro cuadrado, en Arnedo 23,3, sobre Alfaro descargaron 24,4 y 27,8 sobre Santo Domingo. En Haro sólo se llegó a 12 litros por metro cuadrado.

A su vez, los puertos de Sancho Leza (Laguna de Cameros), La Rasa (Muro en Cameros), Peña Hincada (Brieva) y Montenegro (Viniegra de Arriba) permanecían cerrados al tráfico ante la presencia de nieve en la calzada. Por este motivo se requería el uso de cadenas en La Pradilla (Valgañón). Además de en los tramos de la LR-115 y LR-283 anteriormente citados, se recomendaba circular con precaución en la LR-340 entre Santa Coloma y Castroviejo.

La AEMET prevé para hoy precipitaciones débiles a primeras horas. La cota de nieve subirá de 800 a 1.100 metros y las mínimas descenderán al final del día, mientras que las máximas irán en ascenso.