La Rioja

Las ayudas regionales contra la pobreza energética benefician a 200 familias

Imagen de archivo de una manifestación ante el Parlamento contra la pobreza energética. :: j.h.
Imagen de archivo de una manifestación ante el Parlamento contra la pobreza energética. :: j.h.
  • El Gobierno de La Rioja destina 300.000 euros para el pago, a través de las entidades locales, de los recibos de luz y gas de las personas en riesgo de exclusión social

Aproximadamente 200 familias de la comunidad se beneficiaron el año pasado de las ayudas contempladas por el Ejecutivo que dirige José Ignacio Ceniceros para enfrentar la pobreza energética y evitar que los riojanos más vulnerables vean cortado el suministro de electricidad o gas por imposibilidad de pago. La estimación del número de beneficiarios aportado por la Consejería de Políticas Sociales que dirige Conrado Escobar está conectada con la partida que el Ejecutivo reserva a este fin y que asciende a 300.000 euros.

Se trata de una cantidad imbricada en la convocatoria de subvenciones a entidades locales para este fin y distribuida en dos bloques: 231.000 euros para ayuntamientos y 69.000 para mancomunidades de municipios. En el primer apartado han formalizado la petición nueve consistorios (Logroño encabeza el listado, con 150.000 euros) y en el segundo, otros nueve (Pueblos de Moncalvillo aspira a 19.000 euros).

La nueva orden registra mejoras sobre las precedentes. Para evitar el corte del suministro de gas las ayudas ascienden a un máximo de 120 euros por recibo y 400 por consumidor y año (hasta ahora era de 100 y 300 euros, respectivamente). Si en la unidad familiar hay menores a cargo el importe máximo se incrementará hasta los 175 euros y 500 (el importe de las actuales ayudas era de un máximo de entre 150 y 300 euros). Por su parte, las subvenciones para garantizar el suministro eléctrico ascenderán a un máximo de 60 euros por recibo mensual y de 200 por consumidor y año (hasta el momento eran 50 y 150 euros, respectivamente). También si en la unidad familiar hay menores de edad el importe máximo será de 125 y 300 euros, superando así los 100 y 200 euros precedentes).

Los perceptores deben tener una deuda de pago que amenace con la suspensión del suministro y, además, ser o bien beneficiarios de una pensión no contributiva o de las ayudas de inserción e inclusión social. También pueden optar los que perciben un subsidio por agotamiento de la prestación contributiva, con obligaciones familiares, y aquellos que reciban una renta activa de inserción. Quedan asimismo incluidos quienes estén en situación de exclusión social en los supuestos previstos en el reglamentos y ordenanzas de las entidades locales.

La Consejería trabaja para que los destinatarios puedan acceder a ambas modalidades y varias veces en cada convocatoria.