La Rioja

La sentencia que anula el ERTE de Unipapel dificulta a la plantilla cobrar los próximos meses

Protesta. Trabajadores de la planta de Unipapel en el polígono de Cantabria en un acto de protesta. :: fernando díaz
Protesta. Trabajadores de la planta de Unipapel en el polígono de Cantabria en un acto de protesta. :: fernando díaz
  • El fallo de la Audiencia Nacional ordena el reingreso de los empleados a unos puestos de trabajo sin carga laboral en una empresa abocada a la liquidación

El reciente y contundente fallo de la Sala de lo Social de la Audiencia Nacional que anula el ERTE de Unipapel complica la situación de los trabajadores, al menos, a corto plazo. De ejecutarse la sentencia, que ordena el reingreso de los empleados a sus puestos de trabajo, la plantilla no cobrará sus nóminas dada la situación económica «calamitosa» de la firma que, según detalla el alto tribunal, «no tiene más futuro que su liquidación».

Ese es al menos, en un horizonte próximo, el recorrido que les espera a los empleados de las tres plantas de Unipapel en Tres Cantos (Madrid), Aduna (Guipúzcoa) y Logroño. En total, 316 y de ellos 59 de la factoría situada en el polígono de Cantabria de la capital riojana. Así lo entienden desde CCOO, sindicato mayoritario en la delegación madrileña e impulsor de la demanda para impugnar el ERTE que ahora la Audiencia Nacional admite parcialmente. Da una de cal, al anular la fórmula porque «se hace evidente que la suspensión de los contratos de todos sus trabajadores sólo tiene por finalidad dejar de pagar salarios y cotizaciones a la Seguridad Social y endosar esos costes al Servicio Público de Empleo Estatal (Sepe)», y otra de arena al no declarar el carácter fraudulento de la venta y la responsabilidad solidaria de Adveo (antigua propietaria de Unipapel), Springwater (fondo de inversión que adquirió Unipapel en diciembre del 2013) y a sus respectivas filiales interpuestas en España.

CCOO ya ha anunciado que recurrirá el fallo para que sea admitido en su integridad, pero, según Javier Pérez Nalda, presidente del comité de empresa de la planta madrileña, este recurso no retrasará el reintegro de la plantilla a sus puestos de trabajo. Entiende que el fallo sería firme y ejecutable, salvo que fuera recurrido por la firma, algo «improbable» puesto que para hacerlo debería consignar en una cuenta corriente la cantidad de dinero a la que ha sido condenada a pagar, es decir, el abono de los salarios dejados de percibir -de abril a julio, más las pagas de marzo y junio- además del reintegro de las prestaciones por desempleo percibidas por los trabajadores al Sepe, unos 8 millones de euros.

Desde USO, con representación mayoritaria en la planta riojana y sindicato que propuso a la compañía un ERTE para toda la plantilla en lugar del despido colectivo que planteó la firma inicialmente, no comparten la tesis de CCOO, ni siquiera, explica Víctor Aldonza, presidente del comité de empresa de Logroño, están de acuerdo con el hecho de que se impugnara el expediente. «No era el momento, debería haberse hecho más adelante, teníamos dos años para hacerlo», admite. Ahora, con el fallo en la mano, esperan que el recurso que ya ha anunciado CCOO retrase que la sentencia sea firma y, por tanto, el reintegro de los trabajadores a la planta para seguir cobrando el paro los próximos meses. Sea como fuere, una vez que regresen a sus puestos, sabe que no percibirán las nóminas. No obstante, es optimista con el futuro de la planta riojana porque, asegura que, a día de hoy, hay dos compradores para la fábrica de Logroño. Sobre este punto, Pérez Nalda cree que «estas afirmaciones son ofrecer falsas esperanzas a los trabajadores».

Para Ruth Lázaro, representante sindical por UGT en Unipapel, el fallo es positivo en cuanto da la razón a los trabajadores, pero reconoce que, en el corto plazo, les deja «en una situación complicada», aunque no a largo plazo. Se refiere a los empleados que llevan muchos años en plantilla y están próximos a la jubilación. De esta forma, no agotarán un paro que muy probablemente necesitarán una vez que se liquide la empresa. Una situación que, al igual que la Audiencia Nacional, cree inevitable.

Administrador concursal

¿Qué ocurrirá si la empresa les notifica que deben regresar a sus puestos? Todos coinciden en que solicitarán el permiso retribuido porque no sería lógico acudir a unos puestos que no tienen carga laboral y sabiendo que no van a percibir sus nóminas dada la situación de quiebra de la compañía y, a partir, de ahí, esperar la actuación del administrador concursal, quien, precisamente, fue nombrado el pasado viernes -todavía no ha salido publicado en el BOE-, el mismo día en el que fue notificada la sentencia.

LA CAÍDA DE UN GIGANTE DEL PAPEL

30-12-2013

Compra a Adveo. Unipapel compra por 16 millones de euros el área industrial de Adveo, aunque su capital social ascendía entonces a 3.000 euros. Al suscribir el contrato de compraventa abonó 10,7 millones de euros y aplazó los 5,2 millones restantes mediante un préstamo de la vendedora a pagar en 14 meses. En el mismo contrato, Adveo se compromete a comprar durante un periodo de 9 años una parte importante de la producción de Unipapel. Adveo mantiene la titularidad de las factorías de Tres Cantos (Madrid), Aduna (Guipúzcoa) y Logroño que se quedaban en manos de Adveo.

Del 1-4-2014 al 31-12-2014

Objetivo de compras. Problemas para adquirir materias primas le impidieron cumplir buena parte de los pedidos de sus clientes principales, lo que provocó la pérdida de la mayoría de ellos.

Octubre del 2014

Cotizaciones empresariales. La empresa dejó de abonar las cotizaciones empresariales y de los trabajadores a la Seguridad Social desde octubre del 2014.

2015

El declive. La situación no mejoró en el 2015. Unipapel no abonó a Adveo la cantidad adeudada por la compraventa e incrementó su deuda con la mercantil que ascendía a 15,5 millones de euros lo que obligó a una nueva refinanciación de la misma. Unipapel elevó su capital social a 1,1 millones, pero continuó su deterioro y la pérdida de clientes.

Abril del 2016

Salario. La empresa dejó de pagar el salario. Ya les adeudaba la paga de beneficios del 2015 que debió abonarse en marzo del 2016.

6-5-2016

Despido colectivo. La empresa comunicó su intención de iniciar un proceso de despido colectivo para amortizar 109 puestos y suspender hasta 220 contratos en sus tres centros.

26-5-2016

Concurso. Esta fecha la empresa solicitó el concurso voluntario de acreedores.

Junio del 2016

ERTE. La empresa acepta la propuesta de los representantes de USO Logroño de un ERTE de un año para toda la plantilla

Agosto del 2016

Cobro. La plantilla de Logroño cobra el paro por primera vez tras cuatro meses sin nómina.

Noviembre

Sin dinero. La plantilla no cobra el paro porque la empresa, como debe hacer cada final de mes, no confirmó al Sepe, que el ERTE seguía en vigor.

Noviembre del 2016

Sentencia y Administrador concursal. La Audiencia Nacional declara nulo el ERTE impugnado por CCOO y da la razón parcialmente a este sindicato. Aunque no reconoce la responsabilidad solidaria de Adveo. El fallo cuenta con el voto particular de una magistrada que considera que la demanda debió ser estimada íntegramente. Se nombra a un administrador concursal de la empresa, aunque todavía no se ha publicado en el Boletín Oficial del Estado.