La Rioja

Un padre y su hijo mueren en un choque entre un coche y un camión en la N-111 en Villanueva

Estado en que quedaron el camión frigorífico y el turismo tras la fortísima colisión frontal. :: justo rodríguez
Estado en que quedaron el camión frigorífico y el turismo tras la fortísima colisión frontal. :: justo rodríguez
  • Los dos fallecidos, vecinos de la localidad vizcaína de Basauri, ocupaban el turismo, mientras que el camionero resultó ileso

Un padre y su hijo, vecinos de Basauri (Vizcaya), perdieron ayer la vida como consecuencia de una fortísima colisión frontal entre un coche y un camión frigorífico en el punto kilométrico 280,500 de la N-111 en término de Villanueva de Cameros.

El trágico suceso, que engrosa la dramática lista que encadenan este otoño las carreteras riojanas y muy especialmente en este mes de noviembre, se produjo en torno a las 16.45 horas.

La Guardia Civil de Tráfico confirmó que, como consecuencia del impacto, fallecieron los dos ocupantes del turismo, un Audi negro con matrícula 6846 FJK. El conductor del camión contra el que se empotró el vehículo resultó ileso, indicaron las mismas fuentes.

El conductor, que responde a las iniciales G. S.-E. A., tenía 42 años; y su acompañante, con iniciales M. G. S.-E. E., 67 años de edad. Eran padre e hijo y ambos residían en la localidad vizcaína de Basauri, aunque en domicilios diferentes. Los ocupantes del turismo siniestrado viajaban en dirección Logroño; mientras que el camión se dirigía en sentido Soria. Este último vehículo pertenecía a una empresa de transporte de carne de Ejea de los Caballeros (Zaragoza).

Se da la circunstancia de que los fallecidos eran cazadores, ya que en el interior del vehículo se localizaron varias armas de caza. Además, llevaban asido al coche un remolque para transportar perros.

Fuentes consultadas indicaron que dos canes murieron también como consecuencia del choque y que uno consiguió salvarse. Éste se entregará a los familiares de los fallecidos.

Punto del siniestro

El lugar del siniestro se corresponde con una amplia curva con buena visibilidad situada a caballo entre las localidades de Villoslada de Cameros y Villanueva de Cameros, en término municipal de la segunda.

El Audi invadió por completo el carril contrario en dirección Logroño y chocó contra el camión que se dirigía en sentido Soria.

La virulencia del impacto lo evidenciaba que toda la parte delantera del coche quedó completamente destrozada. En el punto concreto del accidente está prohibido adelantar. Esto unido a la hora en que se produjo el accidente, las 16.45, invitaba a manejar como primera hipótesis a los efectivos desplazados a la zona que el conductor se hubiera podido quedar dormido. No obstante, será la correspondiente investigación la que determine las causas exactas del accidente.

Varios particulares avisaron de lo sucedido al SOS Rioja que movilizó a los recursos sanitarios del Servicio Riojano de Salud, la empresa de mantenimiento de la carretera nacional, el Servicio de Seguridad Alimentaria y los servicios funerarios; así como a los bomberos del Ayuntamiento de Logroño y la Guardia Civil (tanto de Tráfico, como del cuartel de Torrecilla en Cameros).

El Instituto Armado detalló que el médico de Villanueva de Cameros también se personó y examinó al conductor del camión frigorífico, que salió ileso del brutal choque.

El camión frigorífico, perteneciente a una empresa de Ejea de los Caballeros (Zaragoza), transportaba 7,5 toneladas de carne. Tras el brutal choque, comenzó a caer de los bajos una especie de salmuera para la conservación de las tripas del embutido que impregnó el asfalto situado bajo el camión.

Efectivos de la Guardia Civil procedieron durante la tarde a dar paso alternativo a los vehículos que circulaban por la zona, hasta la retirada del turismo y el camión siniestrados y la limpieza del lugar.