La Rioja

Carreteras al ralentí

Carreteras al ralentí

  • Las limitaciones presupuestarias reducen a la mitad la inversión prevista por la Comunidad en la red viaria autonómica para 2010-2015

  • El ajustado margen que tiene Fomento ha dejado en 'el arcén', por ahora, las tres primeras autovías autonómicas, doce variantes y tres carreteras nuevas

Durante los años 2010 al 2015, las inversiones del Gobierno de La Rioja en materia de carreteras autonómicas sumaron 119,4 millones de euros, el 54,5% de la cifra de gasto estimada para ese periodo por el Plan de Carreteras de La Rioja 2010-2021, que aspiraba a llegar hasta los 219 millones. Si a esa cantidad se le descuentan los 19,7 millones destinados a financiar las medidas de gratuidad de la autopista AP-68, el porcentaje de gasto se reduce al 45,5%. El Ejecutivo regional alega que las restricciones presupuestarias que impuso la crisis económica le obligaron a priorizar los servicios públicos básicos (educación, sanidad, dependencia y servicios sociales), lo que supuso un descenso de los fondos disponibles en inversiones para todas las infraestructuras, incluidas las de transporte y comunicaciones.

Así, proyectos de envergadura como las primeras autovías autonómicas, nuevas carreteras y diversas variantes estratégicas se pospusieron, concentrando los esfuerzos en actuaciones relacionadas con el incremento de la seguridad vial y el mantenimiento de la red autonómica de carreteras. «El plan aprobado en el 2010 sigue estando plenamente vigente, pero las restricciones presupuestarias de los últimos años han impedido que se pueda ejecutar todo según el calendario previsto», explica el consejero de Fomento y Política Territorial, Carlos Cuevas. Sin embargo, «los objetivos siguen siendo básicamente los mismos» y el propósito del Ejecutivo riojano «para los próximos años» es «recuperar la inversión perdida» a lo largo de los últimos seis ejercicios.

Según los datos facilitados por su consejería, hasta el 2015 se terminaron 22 proyectos importantes que sumaron una inversión global de 47,6 millones de euros. En concreto, se ejecutaron once refuerzos de firme (6,5 millones de euros), cinco glorietas y rotondas (2,6 millones), dos variantes (18,3 millones), dos actuaciones de ensanche y mejora (8,2 millones), dos mejoras de travesía (7,4 millones), un puente nuevo en Arnedillo (3,2 millones) y diversos reductores de velocidad (1,4 millones) acometidos entre el 2010 y el 2015.

Desde el 2011 están en servicio dos de las infraestructuras más notables realizadas en las carreteras riojanas en ese horizonte temporal: las variantes de Castañares de Rioja (LR-111) y de Entrena (LR-137), que requirieron movilizar recursos económicos por valor de 10,5 y 7,8 millones, respectivamente. Ese año también finalizó la construcción del nuevo puente de Arnedillo en la LR-115 y se reformó el firme en la LR-137 en Daroca.

Un año después terminaron los acondicionamientos de las vías que van de Tirgo-Sajazarra al límite con la provincia de Burgos y de la que une Valgañón con Ojacastro. En el 2013 se inauguró la rotonda de Sorzano entre la LR-137 y la LR-341, y concluyeron los trabajos de reforma del firme en tres autonómicas: Valdezcaray (LR-416), Santo Domingo-Castañares (LR-111) y la LR-289 en Alfaro.

En el 2014 entraron en servicio tres glorietas en la carretera LR-202 en Sajazarra, Cihuri y Anguciana, y se solucionó el cruce de la LR-430 y LR-136 en Tricio, elevando un metro la rasante y los carriles para mejorar la visibilidad y la seguridad. Además se reformó el firme de tres vías: las que unen Viniegra de Arriba-Montenegro, Santo Domingo-Ojacastro y Arnedo-Autol.

Por último, el año pasado el Gobierno regional finalizó las obras de ensanche y mejora de la LR-255 (Alberite-Nalda) y de la LR-289 en Ventas del Baño, y acondicionó la calzada de las autonómicas que enlazan Tormantos y Tirgo, y Autol con Aldeanueva de Ebro.

Asimismo, las mejorías de las travesías de Alfaro y Arnedo se realizaron en dos fases entre el 2011 y el 2014.

Por lo que respecta al 2016, una de las actuaciones más significativas (entró en servicio en el 2015, aunque su inauguración oficial no se celebró hasta julio de este año) es la rotonda en la confluencia del acceso de la autopista AP-68 con la LR-134 en Calahorra. La glorieta es utilizada cada día por 10.000 vehículos para llegar a la capital riojabajeña y por otros 8.000 para salir de ella hacia Autol, Quel o Arnedo.

En lo que va de año, Fomento ha finalizado además cinco obras más: tres ensanches y mejoras en Viniegra de Arriba, Santo Domingo-Corporales y Morales, y Santo Domingo-Gallinero de Rioja, así como dos intervenciones para estabilizar taludes en Viniegra (LR-333) y Ventas Blancas (LR-261).

Al margen de estas seis actuaciones ya culminadas, la Consejería tiene cinco proyectos más en obras: las reformas del firme en la variante de Rincón de Soto (LR-115), Autol (segunda fase), Briones y Murillo-Ventas Blancas, y mejoras puntuales en tres regionales en Ocón. Según las previsiones de la Consejería, estos trabajos culminarán antes de que finalice el 2016 o a principios del próximo año.

Por otro lado, aún quedan nueve actuaciones pendientes de iniciarse. Destaca la construcción de una rotonda en Arnedo en la LR-115 para aumentar la seguridad vial en la salida hacia los municipios del alto Cidacos en esta carretera que comunica La Rioja Baja con la provincia de Soria. También están previstas tres reformas de firme (Nájera-Arenzana, Santo Domingo-Cirueña y LR-111 en Haro); la mejora de las travesías de Entrena, Hervías, Arnedillo y Albelda de Iregua, y el arreglo del drenaje de la LR-282 en Autol.

En total, estos 20 proyectos más significativos del 2016 requerirán un gasto de 12,5 millones de euros. Las mayores partidas corresponden, por este orden, a siete refuerzos de firme (4,6 millones de euros), tres ensanches y mejoras (3,2 millones) y dos rotondas (2,1 millones).

A partir del próximo año, el consejero de Fomento avanza que «se seguirá poniendo el acento en la seguridad vial» para progresivamente, y en función «del margen que tengamos, afrontar grandes obras, llegado el caso, si los tráficos así lo demandan y si el presupuesto lo permite». De momento, en el 2017 comenzarán las obras de las variantes de Murillo de Río Leza (el primer tramo para conectar las carreteras LR-259 y LR-261 por el sur del municipio) y de Ventas del Baño.

Por el contrario, sobre las mesas del departamento que dirige Cuevas seguirán esperando las grandes estrellas de la planificación regional de carreteras 2010-2021: las tres primeras autovías autonómicas. Dos tienen la tramitación más avanzada: la proyectada entre Haro y Santo Domingo (se ha aprobado el estudio informativo y se ha redactado el proyecto del primer tramo, que corresponde a la variante sur de la ciudad calceatense) y la Calahorra-Arnedo (con el estudio informativo aprobado y el proyecto redactado). Por el contrario, el desdoblamiento de la carretera entre Logroño y Villamediana de Iregua todavía sigue a la espera de que se inicie la tramitación de su estudio informativo, si bien esta actuación está recogida en el Plan General de Villamediana.

Actuaciones 'aparcadas'

También continúan en fase de proyecto doce futuras variantes. La más avanzada en su tramitación es la de Fuenmayor, que ya tiene el proyecto redactado. Con el estudio informativo aprobado hay tres: la variante Oeste de Arnedo (pendiente de que se inicie la redacción del proyecto), la de Pradejón (la redacción del proyecto se ha aplazado hasta el inicio de las obras de la variante de El Villar de Arnedo en la N-232, a cargo del Ministerio de Fomento) y la de San Vicente de la Sonsierra, cuyo estudio está coordinado con el Plan General Municipal. Dos más disponen del estudio informativo redactado: la del Este de Calahorra, pendiente de la revisión del Plan General Municipal con el que debe armonizarse, y la de Navarrete, cuyo estudio sí está adaptado ya al planeamiento urbanístico del municipio. Y, por último, seis variantes todavía permanecen a la espera de que se inicie la tramitación de sus correspondientes estudios informativos: Quel, Autol, Albelda de Iregua, Alberite, Lardero y Zarratón.

Por último, otras cinco relevantes infraestructuras continuarán 'aparcadas' a la espera del impulso que provean una mejora de la economía y de las disponibilidades presupuestarias. Por un lado, tres nuevas carreteras, cuyo estado administrativo es dispar: mientras el estudio informativo de la vía Leza-Jubera-Cidacos está en marcha, en la Castroviejo-Torrecilla todavía se están analizando las alternativas de trazado y en la Brieva-Ventrosa ni siquiera se ha iniciado la tramitación.

Con todo, el consejero de Fomento sostiene que el objetivo es «que en el 2021 podamos haber acometido, si no todo, sí gran parte del Plan de Carreteras». Y «si hubiera que plantear un nuevo calendario habrá que hacerlo con una cierta dosis de realismo», admite.