La Rioja

Acción 'educomunicativa'

Los jóvenes, durante su puesta en escena en El Espolón logroñés. :: justo rodríguez
Los jóvenes, durante su puesta en escena en El Espolón logroñés. :: justo rodríguez
  • El III Confit Estatal 'Cuidemos el Planeta' celebra una 'performance' en El Espolón de Logroño para concienciar

El Espolón acogió en la tarde de ayer una 'performance', unas actuaciones de rap y la lectura de un manifiesto con motivo del III Confint Estatal 'Cuidemos el Planeta'. El evento se desarrolla hasta hoy sábado en Logroño reuniendo a 120 jóvenes de 9 a 25 años, estudiantes de Educación Primaria, Secundaria y FPS de nueve regiones españolas y elegidos entre 300 centros educativos para trabajar aquí, debatir y proponer claves de vida sostenible en la escuela y en su entorno.

Ayer se celebró uno de los actos centrales del Confint que se está celebrando en La Rioja, una acción 'educomunicativa' en el centro de Logroño. Los 125 estudiantes, más los 46 docentes, los 23 técnicos y 12 'facilitadores' de diez redes de escuelas protagonizaron una 'performance' de unos cinco minutos en El Espolón en la que, ataviados de color rojo, se movieron al compás de una canción, siguiendo una coreografía y acompañándose de botellas de plástico vacías como instrumentos de percusión. Como lema, «ser 'ecoresponsable' no es una obligación, es una forma de vida».

La concienciación social y mediambiental es el principal objetivo del III Confint Estatal 'Cuidemos el Planeta', que persigue inculcar un proyecto de sostenibilidad en centros escolares pero también en la vida cotidiana de profesores y alumnos. Y, para ello, escolares y docentes de 21 centros educativos riojanos se han unido estos días a las acciones de Confint. Este foro de convivencia entre jóvenes ha contado con una feria de experiencias ya realizadas por alumnos y profesores en sus centros educativos con la premisa de que «si no es ahora, ¿cuándo?, y si no somos nosotros, ¿quién?».

Pero el manifiesto de los jóvenes fue más profundo y detallado. «Nos hemos reunido con el propósito de cambiar el triste futuro de nuestro planeta», explicó una joven. «Uno de los mayores problemas del planeta es la contaminación, de muchos tipos, como la contaminación acústica, el ruido que, sin darnos cuenta, afecta a nuestro organismo; también el CO2 y otros gases que respiramos hoy en día porque utilizamos demasiados coches», afirmó otra joven.

Por encima de todo, lo que parece claro es que «el principal problema es la falta de concienciación, interés e involucración de los jóvenes, que somos quienes tenemos que preocuparnos más por nuestro futuro», advirtió un joven. «Ojalá que cuando la gente sea capaz de abrir los ojos y apreciar el mundo en el que vivimos no sea tarde para hacer una vida 'ecosostenible'», deseó otra muchacha.