La Rioja

'Relaciones Positivas'. :: s.t.
'Relaciones Positivas'. :: s.t.

El mito de la media naranja

  • El programa 'Relaciones positivas' enseña a los alumnos de 3º de ESO a identificar las claves de una relación sana

La clase era de Religión, pero la profesora cedió su sitio a una de las trabajadoras de la Oficina de Atención a la Víctima (OAV). Tocaba la segunda sesión del programa 'Relaciones Positivas', que este año se extiende, entre elogios de los responsables del IES Escultor Daniel de Logroño, a todos los alumnos de 3º de ESO.

La luces están apagadas y la atención se centra en el proyector que muestra una sucesión de diapositivas que abordan la cuestión. «Todo es un círculo», dice la responsable de la OAV, que va desgranando cómo una relación comienza a enturbiarse progresivamente, el proceso de degradación, la petición de perdón y la vuelta a empezar.

El silencio se rompe de vez en cuando y la sesión, progresivamente, se hace más interactiva. El objetivo es que interioricen las características de una relación sana: no hacer siempre lo que quiera la otra persona, mantener su espacio propio, no intentar cambiar la personalidad de la pareja, respetar límites y opiniones, mantener relaciones sexuales siempre de mutuo acuerdo... Principios que pueden parecer básicos pero que desde el Ejecutivo regional, explican Ana Rosa Ruiz-Bazán, profesora de Religión del Escultor Daniel, y Neli Aramendía, orientadora del centro, han decidido reforzar en el momento preciso: «Es la edad ideal porque están empezando a afrontar sus primeras relaciones y pueden entender que ciertas cosas son normales cuando no lo son».

La sesión va avanzando y llega el momento de comprender los roles de comportamiento: agresivo, pasivo y asertivo. La cuestión suscita dudas entre los alumnos: «Ese es asertivo»; «No, qué va, es agresivo»; «No, no, es pasivo...», apuntan desde sus pupitres antes de que medie la responsable de la OAV, que les va orientando hasta que hay consenso y antes de que ellos mismos se conviertan en 'actores' para, en un 'role playing', interpretar diferentes papeles.

Tras dos sesiones de trabajo, los estudiantes ya han interiorizado diferentes máximas: que todos tienen los mismos derechos, que la vida se asienta sobre varios pilares (amigos, pareja, familia) y que no deben renunciar a ninguno de ellos. «Decir que no, no es no querer a una persona», explica la experta de la OAV que les reitera en varias ocasiones que «en una relación sana no hay lugar para los celos».

Tendrán dos sesiones más en las que abordarán las redes sociales y los problemas que se pueden derivar de un uso incorrecto de las mismas. Todo, después de haber derribado el mito de la media naranja. «Es falso», sorprende a los alumnos la experta: «Nadie necesita otra mitad, todos somos personas completas».