La Rioja

«El futuro de la economía pasa  por la construcción»

«El futuro de la economía pasa por la construcción»

  • carlos del rey, presidente de la Asociación de Empresarios de la Construcción, Promoción y Afines de La Rioja (CPAR)

-¿Cómo se encuentra el sector de la construcción en La Rioja?

-El sector promotor constructor riojano empieza a percibir que algo se mueve. Bien es cierto que la industria de la construcción ha sido uno de los sectores en donde más profundamente se ha vivido la crisis económica, por lo que estamos asistiendo a una recuperación muy incipiente, que comienza desde muy abajo.

-¿Qué destacaría del sector inmobiliario riojano?

-La fortaleza de sus empresas y el buen hacer de sus empresarios que, contra todo pronóstico y a pesar de muchas y grandes dificultades, han conseguido sobrevivir a una de las crisis económicas más virulentas por su intensidad y duración de la última centuria.

-¿Se ha superado ya la crisis?

-La recuperación del sector comenzó en las principales urbes y en lugares de costa y ahora comienza a sentirse levemente también en el interior. Sin llegar a los límites de antaño, es necesaria una sólida recuperación de la industria de la construcción en La Rioja porque sólo así se conseguirá generar la riqueza y el empleo que La Rioja necesita para hablar de una recuperación sostenible.

-¿Es un buen momento para comprar?

-Sin duda. Fundamentalmente por dos motivos: porque se ha producido un ajuste de precios muy importante y porque el sector financiero ha cambiado mucho y en la actualidad está más abierto a estudiar operaciones inmobiliarias.

-¿Las empresas de construcción riojanas hacen I+D+i?

-Por supuesto. Si se me permite el juego de palabras, en La Rioja contamos con grandes pymes que desde hace años vienen apostando por la I+D+i como modelo de negocio.

Empresas riojanas han llevado a cabo promociones en que han incorporado importantes innovaciones en el proceso productivo como son la tricogeneración o la geotermia. Nuestras empresas también han construido promociones aplicando los estándares passivhauss.

Un claro ejemplo de la apuesta de la empresa riojana por la I+D+i lo encontramos en el Centro de Prácticas Preventivas de la Fundación Laboral de la Construcción de La Rioja que, construido íntegramente por empresas constructoras e ingenierías riojanas, aplica los procesos productivos más innovadores y las técnicas y materiales de última generación para convertirlo en el primer edificio de La Rioja de consumo de energía casi nulo de acuerdo con la Energy Performance of Buildings Directive de la Unión Europea que, además, exige que la cantidad casi nula o muy baja de energía requerida por los edificios deba estar cubierta, en muy amplia medida, por energía procedente de fuentes renovables, incluida energía procedente de fuentes renovables producida in situ o en el entorno el 31 de diciembre de 2018 y de 2020, para su aplicación a todos los nuevos edificios propiedad y ocupados por autoridades públicas, y para todos los edificios nuevos, respectivamente.

-¿Qué papel juega la innovación en el futuro del sector riojano?

-La innovación en el sector de la construcción no es el futuro, sino el presente. Se trata de hacer viviendas más confortables y más eficientes y, aparte de las medidas ya mencionadas, la domótica se configura como una necesidad de las nuevas promociones.

-¿Nos hemos sumado tarde al cumplimiento de la eficiencia energética en los edificios?

-A pesar de la crisis, las empresas riojanas ha apostado fuerte por la I+D+i como modelo de negocio, y la eficiencia energética se configura como una innovación del proceso productivo que se incorpora ya en las nuevas promociones de viviendas; y que además no será exigible hasta 2021.

Sin embargo, las administraciones pública sí que se han retrasado en rehabilitar su parque inmobiliario para hacerlo energéticamente eficiente ya que sus edificios deben estar cubiertos, en muy amplia medida, por energía procedente de fuentes renovables, incluida energía procedente de fuentes renovables producida in situ o en el entorno el 31 de diciembre de 2018.

-Se habla mucho del Horizonte 2020, ¿qué importancia puede tener para el sector edificación y obra civil riojana?

-Tiene muchísima importancia. Dentro del Horizonte 2020 se incardina el llamado Plan Juncker, es decir, el Plan de Inversiones para Europa que, centrado en la financiación de infraestructuras públicas, pretende alentar la participación de inversores públicos por un importe total de 315.000 millones de euros.

Sin embargo, la primera experiencia práctica de aplicación de este Plan Juncker en La Rioja resultó un desastre. La primera convocatoria de fondos Juncker se destinó a la financiación de la llamada Estrategia de Desarrollo Urbano Sostenible e Integrador. Se trataba de una inversión territorializada de 1,9 millones de euros en La Rioja, y que sólo podía solicitar el Ayuntamiento de Logroño. Finalmente, se perdieron esos casi 2 millones de euros porque la propuesta del Ayuntamiento de Logroño ni siquiera pasó el corte técnico mínimo exigido.