La Rioja

Límite del 10% también para los familiares en el capital social de empresas

  • Los altos cargos tendrán dedicación plena y exclusiva y sólo podrán recibir una remuneración de la administración pública

La normativa en gestación hace especial hincapié en el régimen de incompatibilidades del alto cargo, negando la posibilidad de que pueda ocupar (por sí mismo o persona interpuesta) funciones en empresas o sociedades relacionadas con algún sector público o aquellas que tengan vinculación con la administración. También se marca un límite estricto en las participaciones del capital social de aquellas firmas que tengan conciertos o contratos con la Comunidad Autónoma. El tope será del 10% del capital social de este tipo de compañías, afectando no sólo al alto cargo sino a sus familiares directos, de forma que cuando se confirme una cuota superior deberá enajenarla o cederla a un tercero independiente en un plazo de tres meses. El texto afina aún más en el supuesto de mercantiles cuyo capital suscrito supere los 600.000 euros. En ese caso, la prohibición y obligatoriedad de transmisión afectará a las participaciones patrimoniales que, sin alcanzar el citado 10%, supongan una posición en el capital social de la empresa que pueda condicionar de forma relevante su actuación.

A fin de salvaguardar la neutralidad, se establece que el alto cargo tendrá dedicación plena y exclusiva, no pudiendo percibir más de una remuneración con cargo a las administraciones públicas y articulando un amplio abanico de supuestos en los que su decisión podría generar un conflicto de intereses personales o profesionales y debería abstenerse. La normativa también acoge una serie de excepciones a esa incompatibilidad genérica, tales como el ejercicio de funciones de carácter institucional, formativas o de ponencia, así como las tareas propias de gestión del patrimonio personal, creación artística o colaboración ocasional en medios de comunicación.