La Rioja

La familia del piloto que se empotró en Lardero atribuye el accidente a un ataque epiléptico

lardero. La familia del conductor que el pasado lunes arrolló a un motorista y se empotró contra dos contenedores y una farola en la céntrica calle Eduardo González Gallarza de Lardero apuntó ayer que el accidente pudo deberse a que el piloto del turismo sufrió un ataque epiléptico.

Según el entorno del conductor, este hombre padece epilepsia desde hace años y ha permanecido en tratamiento pero, ante la ausencia de crisis en el último tiempo, se encontraba «rehabilitado para poder conducir».

El espectacular siniestro que protagonizó ocurrió sobre las 14.30 horas del lunes, en un momento en que esta céntrica vía no registra tanto tránsito de peatones ya que los comercios situados en esta arteria permanecen cerrados. Pese a ello, el piloto del turismo atropelló al subir avenida de San Marcial a un motorista de 50 años de edad que, por fortuna, sólo sufre contusiones.

Testigos presenciales indicaron que el vehículo continuó su marcha con la moto enganchada hasta mitad de González Gallarza, algo que está prohibido desde la semana pasada, cuando esta calle ha pasado a ser una vía de sentido único (sólo admite la dirección de Entrena a Lardero y Logroño y no a la inversa).

El recorrido del conductor se detuvo al empotrarse contra dos contenedores de vidrio y una farola, que le cayó encima, en el punto en que González Gallarza desemboca en la avenida de Entrena. Salió por su propio pie e ileso del vehículo. Lo detuvo la Policía Local y le practicó la prueba de alcoholemia, que dio negativa.