La Rioja

Mora, director general de Política Exterior, ayer, en la UR. ::
Mora, director general de Política Exterior, ayer, en la UR. :: / M. HERREROS

«Daesh es parte del conflicto sirio, pero no de la solución, hay que acabar con ellos y punto»

  • El director general de Política Exterior aseguró ayer en Logroño que la salida de la guerra del país de Bashar al Asad tiene que venir de la negociación

«El conflicto en Siria es el de mayor envergadura que tiene la comunidad internacional, no sólo por la terrorífica situación humanitaria, sino también por las consecuencias sobre la estabilidad de Oriente Medio que son muy grandes». Así se expresó ayer el director general de Política Exterior del Ministerio de Asuntos Exteriores, Enrique Mora, minutos antes de impartir la conferencia 'El conflicto en Siria y su dimensión regional y europea', en el marco de las IX Jornadas de Seguridad y Defensa, que organiza la Universidad de La Rioja (UR).

Acompañado de Mariola Urrea, profesora de Derecho Internacional Público, Mora lamentó que la comunidad internacional no tenga una estrategia para este conflicto. «Cada país tiene la suya propia y no coinciden, de ahí que el conflicto siga y no haya una solución política», aseguró.

Se refirió a la dimensión europea del conflicto. «La tenemos en las playas de Turquía y de Grecia», dijo, y han provocado «disensiones» tan grandes como nunca antes se habían producido entre países europeos por un conflicto externo. De hecho, la guerra, que comenzó en marzo del 2011, está ahora mismo en un periodo «agudo», especialmente en Alepo, y sin una «clara perspectiva de arreglo».

¿Cuál es la estrategia española ante el conflicto sirio? En primer lugar, según detalló Mora, hay que partir de la premisa de que no puede haber una solución militar, porque «las guerras civiles nunca tienen una solución militar, no se ganan sino que una de las dos partes la pierde y se mantienen durante generaciones». Por tanto, la solución tiene que llegar de una negociación en un marco regional, dirigida por Naciones Unidas, y en la que participen las fuerzas opositoras y el régimen que ahora gobierna. No ocurre lo mismo con su presidente, Bashar al Assad, que, a su juicio, puede ser una figura mínima de transición al principio, «pero tiene que abandonar la escena política y probablemente el país. No hay solución posible con una persona que ha utilizado las armas que él ha utilizado contra su propia población», sentenció. La Siria que finalmente preconizan desde el Ministerio de Asuntos Exteriores, según su representante, es un estado laico y más parlamentario que presidencialista «pero dependerá de los propios sirios definirlo».

Respecto a Daesh, que hasta hace unos días controlaba buena parte del territorio sirio, Mora aseguró que «es parte del conflicto pero no es parte de la solución y la única solución es acabar con ellos y punto, tiene que desaparecer, tiene que ser derrotado pura y simplemente». El mismo fin que augura para Jabhat al-Nusra, la otra organización terrorista, filial de Al Qaeda, asentada en Siria y, especialmente en Alepo.

En cuanto al presidente electo de Estados Unidos, Donald Trump, asegura que se ha manifestado sobre Daesh en una línea muy parecida a los demás, «pero no ha formulado un programa sobre qué haría en Siria, tampoco lo había hecho la señora Clinton». En cualquier caso, entiende que «acabar con Daesh es un objetivo no de cualquier país, sino de cualquier partido político de cualquier país occidental».