La Rioja

Empleo facilita la contratación de 309 parados en ayuntamientos y ONG

Alberto Galiana y Cristina Salinas, en su comparecencia de ayer. :: G.R.
Alberto Galiana y Cristina Salinas, en su comparecencia de ayer. :: G.R.
  • El Ejecutivo riojano destina dos millones de euros a la iniciativa, que beneficiará a 84 menores de 30 años y a 225 que han superado esa edad

El Gobierno de La Rioja, a través de la Consejería de Educación, Formación y Empleo, destinará más de dos millones de euros en políticas activas de empleo para facilitar la contratación de 309 parados riojanos que, en los próximos meses, desarrollarán trabajos de interés general en ayuntamientos y entidades sociales sin ánimo de lucro (ONG).

«Lucharemos para que la salida de la crisis, en la que afortunadamente ya estamos, sea lo menos desigual posible para los colectivos más desfavorecidos», anunció Alberto Galiana en su estreno como consejero en la sala de prensa del Palacete. «Con esta actuación se mejora la empleabilidad y las oportunidades laborales de dos colectivos prioritarios, los menores de 30 años y los parados de larga duración, ya que se les proporciona experiencia laboral y se mejora su adaptación a las exigencias del mercado de trabajo», añadió Galiana acompañado por Cristina Salinas, directora general de Empleo.

El consejero, que destacó que las ayudas de 2.023.155,61 euros suponen un incremento de medio millón respecto a la partida del pasado año, se felicitó por el hecho de que la inmediata incorporación a un puesto de trabajo tiene efectos económicos, pero también sociales, «en la autoestima de los trabajadores en estos colectivos especialmente golpeados por un paro de larga duración». «La mejor política social es aquella que genera empleo», remachó.

Tras explicar que «las subvenciones van distribuidas a lo largo de toda la geografía riojana con un marcado acento local», el consejero avanzó que «van a fomentar aspectos como el desarrollo turístico de los municipios, a través de la valorización de restos históricos y arqueológicos y la promoción turística; servicios comunitarios para niños y la tercera edad; conciliación de la vida laboral y familiar; y mejora medioambiental a través de actuaciones de optimización del uso energético, de reciclaje y tratamiento de residuos y optimización de las redes de agua».

«Este es el camino a seguir, obviamente no es la meta», concluyó.