La Rioja

Rincón y Ausejo, unidos por el dolor

Imagen del siniestro ocurrido en la tarde del pasado sábado en el que fallecieron dos personas. :: s.s.j.
Imagen del siniestro ocurrido en la tarde del pasado sábado en el que fallecieron dos personas. :: s.s.j.
  • Alfredo Antoranz, natural de Ausejo y residente en Rincón de Soto, perdía la vida el sábado junto a otro hombre de Milagro

  • La noticia del accidente conmocionó a los vecinos de los dos municipios riojabajeños

Terminó en tragedia lo que había empezado como una cotidiana excursión para buscar setas después de casi un mes sin poder hacerlo por falta de lluvias. La carretera N-113 se tiñó de luto el sábado cuando el vehículo monovolumen que conducía Alfredo Antoranz, de 54 años, volcó provocando su muerte y la de su copiloto, compañero de trabajo en Rincón de Soto pero vecino de Milagro (Navarra). En el vehículo también viajaban el hijo de Alfredo, de sólo 7 años, y dos amigos: uno de Rincón de Soto y otro de Aldeanueva de Ebro. Lo que iba a ser una jornada de monte terminó entre amasijos de hierro en el asfalto de una carretera nacional, esta vez otra diferente a la temida N-232.

Ayer la noticia corrió como la pólvora especialmente en dos municipios riojanos que no tardaron en llorar la pérdida de Alfredo Antoranz. El primero, Rincón de Soto, donde llevaba casi 15 años viviendo y trabajando en un taller agrícola, y el segundo, Ausejo, donde había vivido durante años y donde residía prácticamente toda su familia. Su padre era muy conocido en la localidad a pesar de ser de origen vasco porque regentó un taller mecánico en el municipio hasta que se jubiló hace unos años. Ahora seguía viviendo en el municipio riojabajeño.

Los alcaldes de los dos municipios riojanos estaban muy afectados por una noticia que los unió por unos minutos en el dolor. Carlos Paul, alcalde rinconero, se había enterado casi en el momento del trágico suceso por la llamada del SOS Rioja para alertarle de la noticia. María Ángeles Cadarso, alcaldesa de Ausejo, a pesar de haber tenido conocimiento de la noticia del accidente en la tarde del sábado, no se enteró de la identidad del fallecido y de su relación con Ausejo hasta la mañana de ayer.

Una tarde de setas

El accidente tuvo lugar minutos antes de las siete de la tarde en la N-113, cerca de la pedanía de Valverde, en el término municipal de Cervera del Río Alhama, cuando la cuadrilla volvía de pasar la tarde recogiendo setas.

Fueron varios los testigos que avisaron al SOS Rioja de que un vehículo, un monovolumen Kia Carnival, se había salido de la vía. Aunque las primeras noticias ofrecidas por el SOS Rioja informaban de que además de dos fallecidos eran tres los heridos con necesidad de traslado al hospital Fundación de Calahorra, la Delegación del Gobierno en La Rioja confirmaba posteriormente que dos de ellos habían resultado ilesos y que sólo uno de los acompañantes del vehículo necesitó ser trasladado al hospital calagurritano, aunque con heridas de carácter leve.

El lugar del accidente, el kilómetro 68 de esta nacional, está muy cerca del lugar donde se juntan las fronteras de Navarra, La Rioja y Aragón, a unos tres kilómetros del casco urbano de Valverde.