La Rioja

Se acabó la tregua: la luz sube

Se acabó la tregua: la luz sube
  • Tras un efímero parón, el recibo eléctrico encadena de nuevo seis meses de subida en España

Sólo fue un espejismo. O eso parece. La factura eléctrica encadenó a principios de este 2016 cuatro esperanzadores meses de bajada, tras el tremendo periodo de subidas casi sin tregua de 2012-2015.

Pero, lo dicho, no ha durado mucho. Y tras la calma ha vuelto la tormenta: la factura de la luz ha subido durante seis meses seguidos, desde abril, y sólo en octubre lo hizo el 8%. Toca pues, pagar de nuevo; sigue el culebrón que ha conseguido, para desconcierto de propios y extraños, que los consumidores paguen unas facturas varias veces superiores a lo que abonaban hace un lustro sin que por ello las eléctricas hayan dejado de reclamar que les seguimos debiendo dinero. Mucho dinero, de hecho.

relacionado

En las últimas subidas hay algún factor que podemos llamar exótico. Según informaba hace unos días la agencia Colpisa, en las últimas semanas se ha producido un hecho excepcional que también ha incrementado el precio de la electricidad: las necesidades de Francia para comprar energía a España. Por primera vez desde febrero del 2015, el sistema ibérico ha exportado energía al territorio galo: 451 gigavatios/hora (Gwh) en octubre. Lo habitual es que España sea la que compre electricidad al país galo -en el 2015 recibió 9.252 Gwh- pero Francia ha paralizado la actividad de 18 de sus 58 plantas nucleares por los supuestos engaños de la autoridad de seguridad nuclear (Areva) sobre los materiales y las instalaciones de estas instalaciones.

El problema podría recrudecerse con la llegada del invierno, lo que elevaría el coste del precio eléctrico del mercado español y, por tanto, de la facturas. Además, el recibo se encuentra pendiente del impacto que puede suponer el incremento del margen de comercialización fallado por Supremo así como de la decisión que tome Industria sobre quién asumirá la devolución de los 500 millones del bono social.

El 24,6%

La subida de estos seis últimos meses no es cualquier cosa. Se puede medir de distintas formas, según qué se entienda por un consumidor medio. Para la asociación Facua- Consumidores en Acción, el cálculo es alarmante: en los últimos meses, afirman, el recibo ha escalado el 24,6%, de forma que un usuario medio paga 74,78 euros al mes.

Ese usuario medio, explican, pagaba 60,03 euros en su factura hasta abril, cuando terminaron esas bajadas efímeras. Así, ese coste ha subido 14,75 euros con los impuestos indirectos incluidos.

Tras tanto cálculo, lo que pide Facua es en realidad una petición compartida por los consumidores, es decir, que algo habrá que hacer para cambiar una situación en la que el recibo sube y sube sin aparente control: el 70% entre el 2008 y el 2014, mucho más que la media de la UE.

En un comunicado, Facua pide diálogo al Gobierno para rediseñar la «fallida política energética», que solo beneficio a su juicio a «las grandes eléctricas». Además, exige el cumplimiento de la normativa europea para proteger a los usuarios vulnerables.